Síguenos

6 Naciones

Triunfo metálico de Inglaterra, victoria sufrida de Escocia y paseo de Irlanda

Mike Brown recoge un balón ante la presión de un galés: /Inpho para 6 Nations Natwest

Segunda jornada del 6 Naciones en el que el XV de la Rosa doblegó a los dragones en un partido titánico, mientras Irlanda se paseaba ante una Italia muy inocente en defensa. Escocia, por su parte, ganaba a Francia un partido muy importante para ambos remontando a base de castigar la indisciplina de la defensa francesa.

INGLATERRA 12-GALES 6

INGLATERRA: M Brown; A Watson (Nowell 45′), Joseph. Owen Farrell, Jonny May; Ford (Te’o 68′), Care (Wigglesworth 65′); Makko Vunipola (Hepburn 76?), Hartley (Jamie George 52′), Cole (Williams 65′), Launchbury (Kruis 68′), Itoje, Lawes, Robshaw, Simmonds (Underhill 40′).

Ensayos: May 3′ y 20′. Transformación: Farrel 1.

GALES: Halfpenny; Adams, Scott Williams, Parkes, Evans; Patchell (North 55′), Gareth Davies (Aled Davies 66′); Evans, Owens (Dee 65′), Lee (Francis 58′), Hill (Bradley Davies 73′), Alun Wyn Jones, Shingler, Navidi, Moriarty (Tipuric 65′).

Golpes: Patchell y Anscombe.

Inglaterra ha madurado como equipo. Ha dejado de ser un equipo cartesiano que se abrazaba a la fiablidad de su delantera y al pateo de su apertura, en este caso su primer centro, para leer con una precisión quirúrgica los partidos y proponer exactamente lo que pide el juego en cada momento. Ante Gales comenzó rentabilizando un error del joven apertura galés, Patchell, que falló a la hora de embolsar una pelota cuando su defensa salía. La bola llegó a Owen Farrell, que regaló una suculenta patada rasa al espacio, donde apareció Jonny May para posar el primer ensayo a los tres minutos.

El partido fue muy físico, quizás por su íntima enemistad, quizás porque son dos de las delanteras más duras del hemisferio norte junto a los irlandeses. La batalla en las abiertas fue colosal, con una Inglaterra en la que Eddie Jones alineaba su clásico 4+4 con Itoje haciendo de segunda-tercera. Inglaterra trabajaba en los puntos de encuentro con una disciplina admirable, eligiendo bien en qué momento ensuciar el ruck y cuándo mantener de pie a sus hombres. En el minuto 20 el XV de la Rosa consiguió agrupar en el eje a la defensa galesa, hecho del que se percató Care, que metió un pase tenso afuera saltándose a varios compañeros. Recogió la pelota Launchbury, que fijó la atención de dos galeses, y cuando caía sobre la zona de ensayo se sacó un offload hacia dentro que dejó solo a May para posar su segundo ensayo.

De ahí al final Gales trabajó lo indecible y pudo meterse en el choque si Watson no se hubiera lanzado como un guepardo para anular un ensayo al que llegaba Anscombe. Sorprende que Gatland no le de más protagonismo a su paisano, especialmente después de un partido demasiado aristocrático para Patchell. Gales arañó dos golpes, pero no le valió para doblegar al muro inglés. Los de la Rosa suman cinco triunfos seguidos ante sus vecinos.

Aki gana la línea de ventaja ante un delantero italiano. I INPHO para 6 Nations Natwest

IRLANDA 56-ITALIA 19

La jornada arrancó con la previsible victoria de Irlanda ante una azzurri que sigue teniendo problemas defensivos. El partido ya estaba roto a los veinte minutos con tres ensayos locales (Robbie Henshaw, Conor Murray y Bundee Aki) aprovechan la permisividad de los italianos, que trataron de poner en práctica una primera cortina muy presionante. Sin embargo, una vez ganada la línea de ventaja, no había segunda cortina defensiva que frenase las acometidas irlandesas. Earls posó antes del descanso el cuarto ensayo en un plácido encuentro para los de Schmidt en el que las únicas malas noticias serían las lesiones de Furlong y Henshaw.

La segunda parte mantuvo la constante con otros cuatro ensayos irlandeses (Henshaw, Best y dos de Stockdale). Italia, en este segundo tiempo, al menos si se soltó a jugar algo en ataque y evidenció que se encuentra más cómoda con la pelota en las manos que en labores defensivas. Allan, Gori y Minozzi maquillaron un marcador que vuelve a retratar el déficit defensivo de la azzurri. Irlanda no tuvo que emplearse a fondo y siguió el plan de juego habitual con el protagonismo de su tercera línea, el kicking game de Sexton y un set piece muy serio. Schmidt sigue trabajando con sus centros para generar más juego en el mediocampo.

IRLANDA: J. McGrath (Healy 67′), Best (S. Cronin 60′), Furlong (Porter 3′), Henderson (Roux 41′), Toner, O’Mahony, Leavy, Conan (Stander 41′); Murray (Marmion 50′), Sexton (Carbery 50′), Stockdale, Aki, Henshaw (Larmour 44′), Earls y R. Kearney.

Ensayos: Henshaw 10′ y 43′, Murray 13′, Aki 20′, Earls 35′, Best 52′ y Stockdale 60′ y 69′. Transformaciones: Sexton 5 y Carbury 3.

ITALIA: Quaglio (Lovotti 37′), Bigi (Ghiraldini 45′), Ferrari (Pasquali 54′), Zanni, Budd, Negri (Ruzza 58′), Steyn (Mbanda 45′), Parisse; Violi (Gori 58′), Allan, Bellini, Castello, Boni (Hayward 54′), Benvenuti y Minozzi.

Ensayos: Allan 55′, Gori 64′ y Minozzi 75′. Transformaciones: Allan 2.

Árbitro: R. Poite (Francia).
Estadio: Aviva Stadium (Dublín).

ESCOCIA 32-FRANCIA 26

Carga de la delantera francesa en Murrayfield. / Inpho para 6 Nation Natwest

Escocia y Francia ponían en juego algo más que los puntos. Medían la fe en su proyecto, su autoestima, su madurez… Y ganaron los caledonios porque no se dieron por vencidos en ningún momento. Fueron capaces de reponerse a los ensayos de Teddy Thomas, el primero desastrosamente defendido por Russell, Horne y Hogg. La convicción de Towsend por atacar y la obsesión de Laporte por defender definen a ambas selecciones. Los del cardo pierden el menos tiempo posible en los puntos de encuentro, mientras los del gallo se regocijan amontonando gente en los rucks.

Francia fue siempre por encima en el marcador (0-7, 7-17, 14-20, 20-26), pero los escoceses llevaron el partido al campo francés y allí se limitaron a rentabilizar los golpes de castigo. Proponer un juego físico, hipotecarlo todo a la defensa, jugar la mayor parte del partido en tu campo y regalar golpe tras golpe no parece una mezcla especialmente prometedora. En realidad explica esta derrota de los franceses, la segunda consecutiva, que confirma los malos augurios con la llegada de Brunel. Laporte dejó muy clara cuál es la situación, sentado en el palco con el abrigo y el gorro de la FFR como si de un técnico se tratase. Manda él. Y así les va.

Escocia, por su parte, tiene un problema inquietante por la baja forma de su apertura Finn Russell. Mal en defensa, opaco en ataque. A Francia la ganó por el oficio y la jerarquía de Laidlaw, un 9 que nunca fue rápido, en realidad casi se podría decir que ni siquiera era 9. Laidlaw leyó bien el partido y fue arañando golpe tras golpe a la delantera francesa hasta llevar a Escocia a la victoria final (32-26).

Clasificación del 6 Naciones./ CachaPhotography

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más 6 Naciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Anuncios