Síguenos

Opinión

El Rugby español tiene lo que se merece

©cachaphotography.

En las elecciones a la Federación Española de Rugby (FER) celebradas los días 03.07.2020 (cuando se elige a los representantes de los distintos estamentos que luego concurrirán a la Asamblea General: jugadores, clubes, territoriales, entrenadores y árbitros, que es dónde se ganan estas elecciones) y 24.07.2020 (cuando se eligen los puestos de la Comisión Delegada y al Presidente) convergieron dos candidaturas muy distintas: la del Presidente de la FER desde el 2014, Alfonso Feijoo con toda la vieja guardia de la FER, y una nueva capitaneada por un exjugador y directivo de El Salvador, Juan Carlos Martín ‘Hansen’. La primera era la de toda la vida –nunca mejor dicho porque sus integrantes no llevan menos de 30 años dentro de la FER y sus recovecos- para hacer lo de siempre y con los resultados de siempre, de sobra conocidos por todos los aficionados. La segunda venía como un viento nuevo a profesionalizar la gestión del rugby patrio, buscando un salto de nivel a todos los niveles que ya se entreveía en los clubes de la División de Honor (DH), de dónde venían buena parte de sus efectivos. Bueno, pues el bueno de Feijoo ganó las elecciones cerrando la puerta al progreso del rugby y reabriéndola a las viejas prácticas de una FER infumable que, con toda lógica, ha provocado el “desaguisado Van der Berg”, por su relación con Alcobendas Rugby, que ha terminado por sacar a España del Mundial de Francia 2023.

Recientemente se conocía la definitiva resolución de World Rugby (WR) que ratificaba la sanción a España al tiempo que aprovechaba para volver a sacarle los colores a esa vieja FER señalando que su argumento de “me han engañado” no justifica su inacción –llegan a acusarles, con acierto, de “ceguera deliberada”- cuando los días fuera de España del jugador de Alcobendas no fueron los 62 inicialmente declarados, ni los 101 posteriormente reconocidos, sino 127 (desde el 8 de mayo al 4 de septiembre de 2019). Un error de bulto que viene a probar cómo funciona en realidad la FER y sus relaciones especiales con ciertos clubes que, sin duda, llevaron al reconocimiento de la falsificación por parte de representantes, entrenadores y jugadores de Alcobendas Rugby en un intento desesperado de defensa de la FER que no coló, por lo que WR confirmó la perdida de dos partidos por alineación indebida, más la correspondiente sanción, dejando a España fuera del Mundial.  

Lo peor de todo, sin duda, han sido las constantes mentiras y los bandazos de la FER en su patética defensa no para salvarse ante WR –que sabían que no iba a tragar- sino ante el rugby patrio, poniendo de manifiesto la catadura moral de todos sus directivos que pusieron al cobro el millón y medio de favores ya realizados para llevarse en 2020 en voto de la Asamblea junto –supongo- con otro millón de promesas a mayores. Esos representantes de los distintos estamentos del rugby español que en 2020 votaron a Feijoo a sabiendas de lo que significaba tienen exactamente la misma responsabilidad que el ex presidente por la expulsión de España del Mundial. La misma. Al final, gracias a ellos, Feijoo ganó las elecciones contra todo pronóstico pues los aficionados de verdad y sin intereses –como un servidor- sentían la necesidad de un cambio sobre todo cuando la candidatura de ‘Hansen’ estaba integrada por personas conocidas por todos como solventes porque ya lo habían acreditado en sus respectivos clubes de DH. Por eso, afirmo que el rugby español tiene lo que se merece, porque una mayoría de sus representantes respaldaron la candidatura de Feijoo en la Asamblea de 2020 a sabiendas de todo lo que ello significaba. 

Ahora, encaramos las decisivas Elecciones a la FER del próximo día 30.07.2022 exactamente igual que en 2020: con dos candidaturas muy claras. La de ‘Hansen’, que viene de verdad a intentar el cambio en el rugby español, y la de Patricia García que viene a todo lo contrario porque no hay que ser un lince para identificarla como la candidatura de la “vieja guardia de la FER”. Una “vieja guardia” que, además, actuará como Comisión Gestora y que cuenta con 17 votos fijos a su favor –sí o sí- como lo acreditan los votos contabilizados en la pasada Asamblea General del 02.07.2022 (gestión deportiva: 17 votos a favor, 16 abstenciones y 25 en contra; cuentas: 17 votos a favor, 26 en contra y 12 abstenciones), por lo que ‘Hansen’ tendrá que remar contra corriente si quiere alcanzar los 39 votos que dan la mayoría absoluta que posibilitaría ese cambio imprescindible en la FER. Ahora como entonces todos nos encomendamos a la responsabilidad personal de esos 76 asambleístas para poder conseguirlo y para que el rugby español pueda, de una vez por todas, tener lo que se merece.   

Mario González Casado

Ex jugador y aficionado

1 comentario

1 comentario

  1. ia

    9 julio, 2022 en 12:11 pm

    Patricia aún no había presentado su candidatura y ya estaba este tío escribiendo ataques personales. Cainismo en estado puro. Ciertamente, teneis lo que os mereceis. Con esa actitud da igual quien gane, no hay esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más Opinión

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad