Síguenos

División de Honor

Minuto y resultado en el “caso Van den Berg”

©Cachaphotography

A fecha de 19 de septiembre de 2022 el panorama deportivo se va despejando en el rugby español. Así, al Gernika Rugby Taldea, que al término de la pasada temporada descendió de categoría por méritos propios al quedar el último en la clasificación liguera, se le ha abierto el cielo porque ha recuperado en los despachos su plaza en División de Honor. El motivo es que los anteriores gestores de la Federación Española de Rugby (FER) hicieron oídos sordos cuando denunciaron a Alcobendas por la alineación indebida de Gavin van den Berg y ahora los nuevos han atenido sus reclamaciones. Por tanto, habrá trece equipos en División de Honor en vez de los doce inicialmente previstos, e incluso final de Copa dentro de ocho días entre los sevillanos del Ciencias y los pucelanos de El Salvador.  

A los madrileños les ha ocurrido justo lo contrario. Tras quedar terceros en la Liga y finalistas de Copa, se han visto sacudidos por las distintas resoluciones de órganos federativos. Unas a favor, y otras en contra. Mientras que la FER les sancionó con la pérdida de categoría por su implicación en la falsificación de los documentos que habilitaron al jugador sudafricano para que fuera clasificado como jugador en formación (la famosa “F”), el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) le devolvió a la élite del rugby español porque no consideraba al club responsable de aquella chapuza. 

Faltaba por establecer la sanción que le podía corresponder por la alineación indebida de Van den Berg en ocho partidos de la pasada competición liguera. Y ahí han dado en hueso, al menos de momento, porque la resolución es recurrible. El TAD echó en cara a la FER que se hubiera lavado las manos en este asunto porque ni siquiera lo habían llegado a estudiar a fondo. Y es que el tema se despachó con el único argumento de que el recurso de los vascos contra los madrileños era extemporáneo. El TAD ordenó retrotraer las actuaciones al Comité Nacional de Disciplina Deportiva (CNDD) y, en su primera decisión, envía de nuevo a Alcobendas a División de Honor B.   

Y, ¿por qué le sanciona? En su resolución del pasado 16 de septiembre el CNDD responde una a una a las alegaciones hechas por Alcobendas a su propuesta de sanción de pérdida de categoría, multa de 60.101 euros y su eliminación para participar en la final del Copa del Rey que se celebrará en Sevilla el próximo 25 de septiembre. En su escrito, lo primero que hacen los madrileños es echar balones fuera sobre su responsabilidad en la cuestión de la alineación indebida de Van den Berg. “El ARU no tiene porqué verificar si un jugador extranjero cumple las condiciones de arraigo que se exigen para la concesión de la F”, afirman.

Es más, subrayan que “nadie del equipo” deseaba que el sudafricano tuviera la “F” que le permitiría jugar sin ocupar plaza de extranjero y, al mismo tiempo, le habilitaba la posibilidad de ser seleccionado. Por tanto, los madrileños, querían evitar esta circunstancia. Según manifiestan en su escrito, la FER era la que metió prisa a la hora de realizar todos los trámites porque era la “única” que ganaba y ellos perdían, dado que quitaban de su disciplina a un jugador a sueldo del club. En un duro escrito de alegaciones Alcobendas asegura que, además, ha quedado “perfectamente claro” que la federación “es la única responsable” de la alineación ilegal del jugador que determinó la expulsión de España de la próxima cita mundialista por su actitud “negligente” a la hora de verificar la veracidad de unos hechos. 

Las acusaciones de Alcobendas a la FER no acaban ahí porque también denuncia que concedieron la “F” a Van den Berg “a sabiendas de que no cumple con la norma que limita el número máximo de días de permanencia fuera de España; sin ver su pasaporte original, ya que se le manifestó que se había perdido; sin hablar personalmente con el jugador antes de su selección para verificar su arraigo y residencia; y sin hacer ninguna otra comprobación de cumplimiento de las condiciones de elegibilidad de la Regla 8 de WR”.

El CNDD también se explaya a gusto cuando responde a Alcobendas que su alegación no es más que un “relato interesado“ y “ajeno a la realidad” de los hechos que se investigan. Por ejemplo, cuando los madrileños argumentan que es la FER quien debe supervisar del arraigo de un jugador foráneo para otorgarle la “F”, el comité que preside Alberto García Fernández tira de una circular federativa de la temporada 2021/22 en la que se advierte a todos clubes de que “deberán acreditar la condición de formación de todos sus jugadores, ya sean propiamente de formación (…)  o elegibles/seleccionables conforme a las Regulaciones de World Rugby”.  Es decir, para el CNDD la normativa vigente establece que la carga de acreditar la “F” de un jugador es del club. De hecho, aprecia una contradicción en las alegaciones del Alcobendas porque fueron ellos mismos, a raíz de los papeles falsificados por tres personas del club, los que se dirigieron a la FER para clasificar a Van den Berg como jugador en formación.  

En cuanto a la responsabilidad del Alcobendas en la cuestión de la alineación indebida, la resolución federativa arguye que es evidente que un club no decide las alineaciones o sustituciones de jugadores durante un partido, sino que lo hacen personas (entrenadores o delegados) a quienes encomendó dicha misión y que cuando lo hacen “es como si lo hiciera el propio club”. Así las cosas, añade que “de otro modo, ningún club sería responsable de la regularidad de las alineaciones de sus equipos” y precisa que lo sí es “incluso cuando se produce por simple inadvertencia o descuido de los responsables del equipo”. Finaliza su respuesta con otro reproche porque dice a los responsables del club que “no se alcanza a ver cómo podría justificarse el excusar tal responsabilidad en un caso en que era conocida dicha manipulación”. 

Así están las cosas ahora. ¿Qué puede ocurrir en el futuro? Pues que Alcobendas, que sí o sí militará esta temporada en División de Honor B, no dé su brazo a torcer y recurra ante el Comité Nacional de Apelación que todavía no ha dicho nada al respecto. Parece poco probable que el otro órgano que depende de la FER le vaya a dar la razón, así que es presumible que acuda al TAD. Por cierto, allí deben de estar desbordado con tantos recursos relacionados con el rugby, incluido el que presentaron los dirigentes FER, que en aquellos momentos estaban en funciones, pocos días antes de las elecciones presidenciales contra la decisión de World Rugby de descalificar a España del próximo mundial de Francia. 

El TAD, que se quitó la patata caliente sobre el tema de la alineación indebida al ordenar al CNDD que investigara el asunto desde el principio, tendría entonces que pronunciarse. Aquí sí puede haber sorpresas en el caso de que vuelven a interpretar que son las personas que trabajan dentro del club, y no el propio club, las responsables de un hecho puntual, en este caso alinear a un jugador que no reúne las condiciones administrativas para hacerlo.  Más aún si se han autoinculpado y han asumido por completo la responsabilidad de la infracción. Entonces el lío ya sería tremendo y da para más capítulos. Llegado el caso, ya se verán las consecuencias.   

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más División de Honor

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad