Síguenos

Opinión

Sin atajos

El rugby nos ha enseñado muchas cosas. Una de ellas es caer y levantarse, pero hay ocasiones en el que te puedes levantar pero sabes que debes dar un paso al lado para que el proceso de reconstrucción sea nuevo, regenerador y con nueva perspectiva. 

Las últimas horas de inmensa decepción, vergüenza, frustración,…, están sacando lo peor de nuestra comunidad que no merecía nada de lo que ha pasado. Eso lo tenemos claro. Pero hay ciertos límites que se están sobrepasando. No creo que sea necesario dar explicaciones pero está claro que en algo hemos fallado y tenemos que hacer autocrítica y obrar en consecuencia. 

Recapitulemos: Muchos sabéis mi vinculación con mi club desde hace ya muchos años y la terrible decepción que me supone el resultado de todo esto que aún no ha terminado y del que habrá que depurar las responsabilidades de todos los implicados. Yo estaba convencido de la elegibilidad del jugador. Pero me equivoqué. Me quemé, como nos hemos quemado todos. 

No voy a tampoco a excusarme por las graves acusaciones que vierten sobre mí y sobre el conocimiento de los hechos. Mi responsabilidad en el club concluyó tras la final de la Copa de Albacete. Mi nexo es mi carnet de socio y poco más. Lo que sí tengo es una relación próxima con todos los miembros del club y staff. No voy a justificarme de cómo he actuado durante el caso porque volvería a hacerlo exactamente igual ya que desde que se me incluyo para echar un mano a mi club y mis amigos me debía a la confidencialidad del proceso, pero sobre todo a agarrarme a un desenlace favorable. Me creí que la difusión de ciertos mensajes podrían ser perjudiciales al trabajo de la defensa del caso y hasta me llevó a enfrentamientos con mis propios compañeros en 22. Está más que probado que me equivoqué, pido perdón. Solo la motivación de una resolución positiva me llevó a actuar como amigo, socio y no como periodista. No busco ni aprobación, ni comprensión, solo mostrar mi motivación a ello. Es por ello que tras 15 años intentando cambiar esto y crear una ventana de visibilidad debo plantearme el relevo al frente de 22 o incluso su clausura. Recuerden ustedes que no vivimos de esto desgraciadamente, y que el negocio ni cubre los gastos derivados de su existencia. 

El daño está hecho. Es irreversible. No le tengan fe a un recurso ante World Rugby. Pero no es el momento de abandonar a los jugadores, staff y el resto del rugby español. Tampoco es el momento de abandonar nuestros valores aunque se nos hayan olvidado por un momento. Los responsables responderán a sus responsabilidades y actuaciones, pero las instituciones y el resto de miembros de ellas no deben pagar las frustraciones de los demás. Ayer pudimos vivir un gran ejemplo que dice mucho. Es el momento de reconstruir todo y deben ser otros los que lo hagan desde todos los estamentos del rugby nacional incluidos los medios. Espero y deseo que alguien quiera asumir la responsabilidad que conlleva y pueda lograr lo que parece que yo no he podido hacer.

En el rugby y en la vida los atajos nunca llevan a ningún lado. En esta ocasión el atajo terminaba en precipicio por el que se han arrastrado muchas víctimas. Las primeras los que se ganaron de forma heroica cumplir sus sueños. Errar es humano. Se han cometido errores muy graves y no creo que nadie se esconda en asumir sus responsabilidades y en dar explicaciones. Ahora cada uno es responsable de sus actos. Ni más, ni menos. Solo espero que tengamos la capacidad, con el tiempo y una vez asumidas las consecuencias – lo tendrá que decidir la justicia – de seguir adelante. Esta vez, sin atajos. Espero que alguien se lo cuente.

Director Editorial & Publicidad de La Revista 22

6 Comentarios

6 Comments

  1. Pedro Perez

    1 mayo, 2022 en 12:33 pm

    Cierra la puerta al salir

  2. Gabrie

    1 mayo, 2022 en 12:47 pm

    Solo puedo aplaudir tus palabras. Noble. Yo te creo y te apoyo Te honran. Abz !!

  3. Lorenzo

    1 mayo, 2022 en 12:55 pm

    Buenos días José Manuel.

    Soy Lorenzo, uno de los miles y anónimos seguidores del labor periodístico que lleváis a cabo desde el inicio de vuestro proyecto.
    Desde un principio habéis demostrado profesionalidad, crítica constructiva, e ilusión. A pesar de lo ocurrido, a pesar de las posibles divergencias dentro del equipo de redacción, si me lo permites, os imploro no tiréis la toalla.
    Ayer en estuve en Zaragoza, antes de la final de Sub. 23, se jugaba un partido amistoso entre Fenix e Íbero, ahí se plasmaba la esencial del rugby amateur, el placer de jugar por jugar, y de compartir bocata y cerveza en el tercer tiempo. Luego en la final S.23, 46 (F) en el acta, chavales que juegan algunos desde los 7, y con una clara proyección, ahí también está la esencia del rugby.

    Son motivos suficientes para seguir creyendo en el rugby.

    Un cordial saludo. El placage sufrido duele pero nos levantaremos.

    Lorenzo

  4. Julio

    1 mayo, 2022 en 3:02 pm

    animo Jose

  5. Fernando Graña

    2 mayo, 2022 en 9:25 am

    Si faltaste a tu tarea de periodista por favorecer a tu club ya sabes lo que tenés que hacer. Pedir perdón? Bueno, puede ser. Pero ya elegiste antes. Ahora toca poner las costillas duras

  6. Agustin Juan Gil Franco

    3 mayo, 2022 en 12:27 pm

    Me parece muy bien lo que explicas. En cualquier caso, se ha hablado poco de word rugby en todo esto pero tiene una responsabilidad muy grande también en este asunto porque también se están conculcando derechos y principio jurídicos como es el de confianza legítima en las instituciones ya que la misma word rugby dió su ok a la elegibilidad de tan traido y llevado jugador. Word rugby también debe responder de sus actos o es que ¿están por encima del bien y del mal como todos los mortales? No y leyes, derecho y principios para ellos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más Opinión

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad