Síguenos

6 Naciones

Metálico triunfo de Francia y monumental ensayo de maul de Italia (34-17)

Bastareaud carga contra la defensa italiana. /©INPHO para 6 Nation Natwest

Italia aguantó una hora de pie en París. Hasta que Bastareaud, harto de tomar malas decisiones y cometer avants, se sacó una descarga impropia de él que Bonneval y Grosso convierten en un tuya mía que terminó con el primero zambulléndose en la zona de marca italiana y rompiendo el partido (21-10). Hasta ese momento Francia se mostró incapaz de desactivar la defensa azzurri, la más vulnerable de todo el torneo. Lo que demuestra el estado penoso del juego francés.

Antes de que ocurriese eso y el posterior desfallecimiento del partido, que terminó 34-17 tras otro atropello hasta el ingoal del Búfalo y una ‘avivada’ de Minozzi, Italia había complicado seriamente la existencia a la delantera francesa con sus ataques organizados delante. Uno especialmente emocionante: un ensayo de maul monumental, una tornillo infernal que pegó tres latigazos desbocados dentro de la 22 gala antes de acabar empotrando a la defensa francesa en su zona de ensayo. Majestuoso. Uno de esos mauls que recuerdan a épocas pretéritas y que están en extinción porque algún gerifalte se ha empeñado en convertir el rugby en un deporte que se juega de pie y en el que la pelota siempre se ve en televisión.

El maul situó a Italia por delante (5-7), pero los minutos y la calidad individual de los franceses, indudablemente mejores por más que evidenciasen unas carencias en el pase y la lectura de juego alarmantes, convirtió el partido en una hemorragia de indisciplinas de Italia en las abiertas. Machenaud se fue cobrando golpes y abriendo la brecha en marcador hasta llegar al 14-10, momento en que se produjo el ensayo de Bonneval.

Italia tiene una defensa que debe seguir mejorando sus prestaciones, lo que le ayudará enormemente a elevar su autoestima y convertirse en un equipo competitivo cuando recupere a los notables jugadores que tiene lesionados. Aún así, Parisse va reclutando interesantes acompañantes como el zaguero Minozzi, que sigue confirmando las buenas sensaciones de jornadas anteriores, el tercera Negri y el apertura Allan, que va ganando cuajo.

Francia es un equipo deslavazado, sin espíritu ni propuesta alguna de juego. Una selección caótica que refleja en el campo lo que pasa en los despachos de su Federación. No es que no haya flair ni rastro de champagne, es que no hay burbujas ni nada que llevarse a la boca. Quince tipos que hacen la guerra por su cuenta y entre los que nadie luce galones, levanta la voz ni da palmadas a los compañeros en la espalda cuando no salen bien las cosas. Francia ganó porque tienes mejores jugadores. Pero no son un equipo. Y el rugby es un deporte de equipo. Más o menos exuberante, pero de equipo.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más 6 Naciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Anuncios