Síguenos

Opinión

Caso Ezeala ¿Deben los jugadores de 18 disputar competiciones élite?

Vakatawa carga contra Ezeala en el partido entre Clermont y Racing. / Sky France TV

El profesor Jean Chazal, neurocirujano en Clermont-Ferrand declaró en France Info: “Hace unos meses, dije: ‘Un día habrá una muerte en el campo’. No estuvimos muy lejos de ello el domingo”, en referencia al brutal choque de Virimi Vakatawa (Racing 92) que dejó inconsciente durante más de diez minutos, y dos días en el hospital, al español Samuel Ezeala (Clermont) sobre el césped artificial del U Arena de Nanterre.

Frase lapidaria de quien sabe mucho más de conmociones cerebrales que cualquiera de los que podamos leer este texto. A este respecto la respuesta a la pregunta “¿Deben los jugadores de 18 disputar competiciones élite?” parece ser rotundamente NO, atendiendo a declaraciones como la de Chazal.
Es cierto que solo ciñéndonos al caso español nos damos cuenta que jugadores de 18 años, salvo honrosas excepciones, no parecen estar preparados para la Liga Heineken de División de Honor. La diferencia física con jugadores semiprofesionales marca unas distancias insalvables con quienes ni siquiera han terminado su desarrollo.

Sin embargo, aunque los jóvenes son ligeramente más susceptibles a sufrir una conmoción cerebral hay otros factores que influyen mucho más que la edad. No lo digo yo, lo asegura Matías Tudela, capitán de la selección olímpica y licenciado en fisioterapia cuyo PFG (Proyecto Fin de Grado) se titulaba ‘Conmoción cerebral en el rugby español’.

Según Tudela, “ser joven tiene ligeramente más riesgo porque el cerebro no está aún formado, sin embargo los jóvenes no son el colectivo más vulnerable. Es más significativo y peligroso haber sufrido conmociones cerebrales previas o simplemente estar genéticamente más predispuesto, debido a los marcadores del cerebro, a recibir una conmoción”.

Por tanto, continua, “no considero que la edad sea el problema y que haya que sobreproteger a los más jóvenes. Lo que debería hacerse es una buena valoración de vuelta a la práctica deportiva y control sobre el historial de conmociones cerebrales de los jugadores. Todos esos datos deberían quedar reflejados para futuros casos que se produzcan conmociones en golpes más leves”.

En cualquier caso nuestro capitán olímpico avisa de que las conmociones cerebrales son aún objeto de estudio y la World Rugby es pionera en este sentido, tanto que otros deportes se fijan en sus trabajos. Así, el organismo mundial tiene muy en cuenta los casos de conmociones cerebrales donde pronto se podrán mejorar las formas de prevención y diagnóstico.

Ni Chazal ni Tudela hablan de la peligrosidad de los jóvenes. A nadie se le escapa tampoco que Samuel Ezeala mide 188 centímetros y 94 kilos mientras que el internacional francés Virimi Vakatawa tiene unas medidas tremendamente parecidas (186 centímetros y 92 kilos).

Debemos entender que el equipo de entrenadores de la ASM Clermont había preparado convenientemente a Ezeala y que el español estaba listo para jugar ante Racingo 92. De hecho solo se puede achacar a la mala suerte su golpe contra Vakatawa porque el movimiento técnico del placaje del español parece más que correcto.

Además de la colaboración de Chazal, la ASM Clermont tiene tres médicos especializados en medicina deportiva, uno de ellos con más de 40 años de experiencia, además de sus fisioterapeutas y preparadores físicos.

Por tanto el problema quizá no esté en si los jóvenes están preparados para jugar o no en la élite sino intentar que jamás se haga realidad la frase de que “un día habrá una muerte en el campo” ya sea en jugadores jóvenes o veteranos.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies