Síguenos

FER

Feijoo se irá cuando confirmen la expulsión del Mundial y el CSD inicie los procesos

©Photoscrum. Alfonso Feijoo, presidente de la FER.

“¿Por qué no dimite Alfonso Feijoo?”, “¡Que se vayan ya!”…  El rugby español está cansado de la ineptitud de una Federación que nos ha llevado a perder la plaza en el Mundial de Francia que se había ganado en el campo. Como advirtió World Rugby en una sentencia prácticamente irrevocable, “su negligencia continuada” es la que nos echa del Mundial, más allá de la sinvergonzonada de la trampa urdida en Alcobendas con la connivencia de un Gavin Van den Berg que sabía que estaba cometiendo una irregularidad. Una maniobra que descalifica tanto a sus autores como al club, por no enterarse de lo que pasaba (como afirma), lo que retrata su inutilidad.

Pero regresando a la primera cuestión. Alfonso Feijoo no se va porque no le dejan irse. El presidente de la Federación Española, como adelantó Revista 22 en su día y confirmó el presidente del CSD, fue “invitado a irse” horas después de que nos echaran del Mundial. En una reunión en la sede el CSD en la que Feijoo advirtió que si tenía que irse, se marchaba ya. Pero ya quisiera él poder haberlo hecho entonces…

El CSD fue claro. Mañana dimites en diferido. ¿Por qué en diferido? Muy sencillo. Hay que esperar a que se confirme la expulsión irrevocable de España del Mundial, que si no ocurre nada raro será el 16 de junio. Y entonces el CSD arrancará todos los procesos de depuración de responsabilidades en los tribunales deportivos y no deportivos de nuestro país. Y, como no puede ser de otra forma, eso será con Alfonso Feijoo y toda su junta directiva vigente, lo que les convierte en responsables directos del daño que le han hecho al rugby español y a nuestro deporte.

Responsabilidades que conllevan sanciones y consecuencias de rango importante. Asuntos como la posibilidad real de que Rafa Sempere, uno de los capos en la sombra de la FER, se marche con un despido procedente. Porque Sempere es miembro del Comité de Elegibilidad de la FER, y como tal, tiene una responsabilidad absoluta que asumir por lo ocurrido a partir de su decisión.

Es por esto que en estos días Feijoo, al que se ha aconsejado desde el CSD que se mantenga al margen y en perfil bajo, no haya realizado ninguna declaración, más allá de la salida de pata de banco contra Franco por sus declaraciones en las que confirmaba que no dimite, que «lo dimiten». Feijoo se va porque lo echan y lo echan porque en su momento aceptó ser marioneta de Epalza y Sempere y terminó mintiendo para taparles. Alfonso era un hombre honesto cuando llegó, pero la podredumbre de la FER le ha contagiado. Debía haber escuchado a su hijo Pablo, cuando le dijo que no se presentase. Pablo sabía lo que había en la FER porque lo ha sufrido desde dentro.

Así que paciencia, que la dimisión en diferido de Feijoo es un despido planificado del CSD. La duda es si el gobierno dejará perpetuarse a esta banda de dirigentes ineptos en Ferraz, con Iñaki Vergara al mando o con la próxima marioneta que consigan. Porque la candidatura continuista saca ventaja a Hansen. Recordemos que en las últimas elecciones Feijoo ganó por el voto de las jugadoras, y ya sabemos cómo ha acabado el rugby femenino: con la vicepresidenta y el seleccionador dimitidos por la falta de apoyo.

Feijoo se irá, cuando el CSD lo decida.

Fermín de la Calle, Periodista en EuroSport, El Confidencial, Revista 22
Si hablas de rugby y periodismo en España tienes que hablar de Fermín de la Calle. Desde su etapa en las páginas del diario As, este andaluz llevaba el rugby del V Naciones, con la complicidad de Relaño, a los hogares españoles.

Llegó tarde al rugby que descubrió en Irlanda donde pagó una factura muy cara en forma de fractura de fémur. Desde entonces el veneno entró en su cuerpo y hoy en día sigue jugando – como tercera reconvertido – en su querido CR. Tres Cantos.

Canal+, Eurosport, Cadena Ser, Diario AS, y un amplio abanico de medios generalistas audiovisuales han reconocido en él la voz más autorizada del rugby español. Su blog ‘Patada a Seguir’ – pionero en España – arrancó en 2007 y desde entonces siempre ha estado metiendo el hombro en iniciativas como la Superibérica, con el programa Hemisferio Rugby junto a Michael Robinson o en las páginas de Revista 22 sin fallo en los 86 números que llevamos.

De la Calle, por su manera de entender el periodismo, siempre ha contado con la información más delicada y comprometedora del oval. Querido y odiado, nunca deja a nadie indiferente. Sin embargo, todos acuden a sus informaciones para ver qué se cuece en los fogones del rugby español. Consultado en innumerables ocasiones por empresas patrocinadoras e instituciones sobre la realidad de nuestro deporte, contactos que bien le podrían haber revertido ingresos económicos notables si los hubiera facturado como consultorías. Altruista y solidario es un exponente de los valores del deporte que ama. Como muestra fue uno de los primeros en remangarse para ayudar a las víctimas del tren de Santiago de Compostela organizando un torneo benéfico.

Su influencia se ve aumentada por su posicionamiento en las RR.SS que son uno de los mejores altavoces del Rugby ya que cuenta con casi 25.000 seguidores que interactúan a propósito de sus informaciones y opiniones.

Durante los últimos años ha librado cruzadas con diferentes dirigentes y representantes, velando por sus convicciones y por lo que él entiende que es el bien común del rugby español. En muchas de ellas le acompañamos.

La estirpe De la Calle perdurará y sus hijos ya recorren los campos de Andalucía con un melón bajo el brazo. Ha sido recientemente nombrado embajador de la marca Canterbury en España y este 2017 podréis verle y escucharle en Movistar+ con el 6 Naciones y en Eurosport con la Liga de División de Honor.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más FER

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad