Síguenos

Copa del Mundo

¡Al Mundial 24 años después!

© PhotoScrum

España estará en Francia 2023. Los de Santiago Santos supieron sufrir, pero fueron fieles a su propuesta de juego e impusieron su juego dinámico de delantera a una Portugal peligrosa que penalizó los errores hispanos para sumar sus puntos. España deja atrás muchas cosas en un camino largo, de 24 años, y ahora debe abrir una nueva etapa que se inaugura con una merecida clasificación para el Mundial que ha costado muchos esfuerzos y reponerse a muchos contratiempos.

El partido comenzó dibujando la dificultad que esperaba a los Leones. A los seis minutos unas manos de Ordás en el ruck las penalizaba Marqués con un golpe. Pero España no había pisado campo rival con balón, algo que arregló Zabala en la siguiente incursión con una gran descarga de Quercy que permitió a los españoles posar el primer ensayo y respirar aliviados.

Sin embargo, esta Portugal de Lagisquet no da tregua. Y en la salida del ensayo Os Lobos volvía a provocar dos golpes más de los de Santos, que culminaban con un ensayo en el banderín de Bento tras un perfecto dos contra dos liderado por Marta. Los lusos se ponían 5-10 arriba con la sensación de que no perdonarían ni un error local. España necesitaba tranquilizarse y estabilizar el partido ante el animoso público que llenó el Central.

Los Leones ganaron la primera melé, en la 22 luso, donde Zabala sometió al pilier rival, y de ese golpe llegó un maul que terminó posando Quercy. Cada ataque terminaba en puntos, proyectando un marcador alto. Muy del estilo de los marcadores que han tenido los dos en los últimos partidos.

Pasado el ecuador de la primera parte España se estabilizó y comenzó a meter fases de delantera en campo portugués, lo que provocó golpes de los lusos que castigaron con más cargas. Y fruto de una de ellas llegó el ensayo de Pinto, que fue a las bravas a por la delantera lusa.  Los Leones respiraban (19-10) y el partido comenzaba a parecerse a lo que quería Santos. Pero Portugal metía presión a un Charlie Malie que no terminaba de estar fino. Y un resbalón del  zaguero provocó otro golpe que metió a Os Lobos a cinco del ingoal español. De esa jugada nació un pase flotado de Marqués dentro de la defensa española, que salió a anticiparse y Bettencourt aprovechó el error de Ordás y Perrin.

Malie carga en un ataque de España. /Footo Walter de Girolmo-FER

El partido era un zafarrancho de combate, pero ahora España llevaba el peso del partido. Y antes del descanso, los de Santos ya imprimían el ritmo dinámico que les caracteriza con mucho trabajo de las unidades de delantera, que hacía sufrir a los gordos lusos. En la jugada final Pinto volvía a posar un maul del pack español para dejar el marcador (24-17). Cerraba así un primer tiempo que retrataba las virtudes de ambos equipos. Los españoles con el dinamismo de su delantera y la eficacia de la touch. Los Lobos sacaban petróleo de los escasos errores españoles.

La segunda parte comenzó con España amarrando el juego y ordenando el partido parta no dejar cabos sueltos a los lusos. Ordás intercambió golpes con Marqués (33-23) cuando comenzaba el carrusel de cambios en la primera española para mantener el partido en el alambre con un suspense digno de un partido de Hitchcock.

El partido pasaba de la hora  con muchos nervios y cada vez más incertidumbre. Las defensas nada tenían  que ver con las de la primera parte y la exigencia en los contactos subía con el paso de los minutos. Un Mundial era el premio y nadie se dejaba nada. El sueño estaba a diez minutos. En una jugada. Los Lobos tiraban de manos, de ese rugby del 7 que tienen y de corazón. España trataba de mantener la cabeza fría y los dientes apretados. Portugal cargaba a cinco del ingoal a cinco del final. Todo el equipo defendía, toda la grada defendía, toda España defendía.

Goteaban los minutos y el marcador se reducía (33-28) con un ensayo de Madeira. Solo restaba defender la última jugada.  Sin golpes con paciencia y contundencia. Y así acabó. El sueño estaba conseguido. ¡Los Leones jugarán un Mundial 24 años después!

ESPAÑA: Fernando López, Marco Pinto, Jon Zabala, Lucas Guillaume, Manu Mora, Matthew Foulds, Quercy, Afa Tauly; Guillaume Rouet, Manu Ordás; Minguillon, Alvar Gimeno, Perrin, Jordi Jorba; Charlie Malie. También jugaron Futeu, Ovejero, Facundo Domínguez, Munilla, Merkler, Guemes, Víctor Sánchez y Alex Alonso.

PORTUGAL: Francisco Fernández, Bournonville, Alves, Madeira, Sousa, Cerqueira, Wallis, Simoes; Marques, Portela; Marta, Lima, Bettencourt, Pinto; Bento. También jugaron De Freitas, Mascarenhas, Rebelo de Andrade, Cardoso, Ferreira, Storti y Costa.

Árbitro: Tual Trainini, de Francia. Amarilla a Malie (80′)

Marcador: 0-3 (6′), Golpe de Marqués (6′), 7-3 (8′), Ensayo de Zabala (8′), 5-8 (10′), Ensayo de Bento, conversión de Marqués. 12-10 (18′), Ensayo de Quercy, convierte Ordás; 19-10 (26′), Ensayo de Pinto, transformación de Ordás. 19-17 (33′) Ensayo de Bettencourt, conversión de Marqués. 24-17 (39′), Ensayo de Pinto. 27-17 (44′), Golpe de Ordás. 27-20 (46′), Golpe de Marqués. 30-20 (50′), Golpe de Ordás. 30-23 (54′), Golpe de Marqués. 33-23 (58′), Golpe de Ordás. 33-28 (80′) Ensayo de Madeira.

 

 

 

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más Copa del Mundo

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad