Síguenos

Clubes

Así sería el TOP22

©Neil Cheek.

Los 8 clubes clasificados para la fase de ascenso a División de Honor han confeccionado una propuesta de reforma de la competición que someterían a aprobación en una asamblea extraordinaria de la FER una vez se haya votado al nuevo presidente y comisión delegada. Según fuentes consultadas por este medio la intención sería adoptar el modelo – si saliera adelante – desde esta misma temporada 20-21 y no esperar un año de transición tal y como se hizo con la puesta en marcha de la competición Sub23 el año pasado. 

Los clubes ven una oportunidad de dar la vuelta a la situación adversa que nos ha deparado el COVID-19 y migrar a un modelo de competición caduco y poco atractivo, hacia el deseado TOP 22. Entienden que este escenario permite a 22 clubes estar compitiendo a buen nivel en ámbito nacional y en dos divisiones de élite con el consiguiente aumento de la competitividad deportiva y   creando un “producto” mucho más vendible para encabezar la progresión del rugby español. 

La propuesta se resume básicamente en una liga Elite de 12 equipos y el resto de 10 equipos, introduciendo una nueva liga Challenge de ámbito nacional que arranca con los 8 aspirantes a DH ya clasificados, y normalizada a 10 equipos en una temporada. 

Con este formato entienden que la temporada 2020-21 se puede adaptar a formatos mínimos o express. El calendario de las ligas (excepto Elite) se acorta mínimo en cuatro partidos. Se preserva la oportunidad de ascenso a DH para los 8 Clubes que no pudieron disputar el playoff de ascenso, en un formato de liga completo.

Se crearía una segunda liga de ámbito nacional, al estilo PRO D-2 de Francia, que permite que los Clubes  comprueben si reúnen los requisitos organizativos y deportivos que exige la Elite. Un escenario más exigente para los 8 equipos Challenge que deberían reforzar sus estructuras afrontando viajes más largos por toda la geografía española. Una liga con un nivel competitivo mayor en el que todos los partidos rompiendo con la gran diferencia existente entre las zonas altas de los grupos de DHB y las bajas. A partir de la temporada 21-22 la Liga Challenge añadiría además la categoría Sub23. 

Y por abajo: Los clubes de la actual DHB, pasan a componer una DIVISIÓN DE HONOR. No se rompe la estructura geográfica, y con menos partidos se presenta más asequible para los equipos procedentes de Territorial. La propuesta incluye “endurecer” las condiciones de ascenso a Challenge, como garantía de presentar equipo sub 23: un S-18 acreditado y un B con mínimo 18 partidos en su liga.

El panorama de competiciones nacionales nos dejaría una estructura final de 52 clubes frente a los 48 actuales. 72 equipos en competición cuando se añada sub 23 en la Liga Challenge.

Ahora empieza el proceso de explicar la competición y recopilar apoyos para que la Asamblea General ponga en marcha un modelo que aumentar el nivel competitivo de las competiciones y aportar una estructura comercial mucho más atractiva. También hay que comprender que los equipos que se vean implicados en la pérdida de una categoría de la que dependen muchos de sus ingresos institucionales pueden ver una amenaza en esta propuesta. Veremos qué decide el rugby español. 

1 comentario

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Clubes