Síguenos

División de Honor

“Rugby Europe es un chiringuito, pero el final del Bélgica-España me dejó muy mal cuerpo”

Santiago Toca, presidente del SilverStorm El Salvador./ ©C.R. El Salvador

Santiago Toca acaba de ser nombrado presidente del SilverStorm El Salvador sucediendo a Juan Carlos Martín, Hansen, en un proceso resuelto con naturalidad perfectamente planificado en la casa chamiza. Toca hereda un club saneado que ahora afronta otro objetivo ambicioso: crecer más allá del campo.

-¿Con qué pretensión llega Santiago Toca a la presidencia chamiza?
-Ponemos en funcionamiento un plan estratégico de tres años para conseguir que el SilverStorm El Salvador sea un club total. No queremos ser solo un club de rugby con un equipo en División de Honor. Tratamos de crear una institución, por eso estamos apostando fuerte por el rugby femenino, el segundo equipo, el rugby inclusivo, la Academia, la escuela… El Rugby Touch debe ser clave en este objetivo de reforzar el ámbito social del club. No queremos que los padres de los jugadores sean solo padres. Queremos que se sientan miembros y quieran ser partícipes de la vida del club.

-Para ello ha reforzado la directiva con pesos pesados en el club…
-Refuerzo la directiva con gente como Fernando Zamacola, que había pasado un tiempo en México, y ahora se suma apoyando mientras sigue con su Consultora y nos ayuda con la Formación. Jaime Alonso-Lasheras también se suma para ayudarnos en la faceta deportiva del club. Una persona que lo ha sido todo en el club y que representa al chami allá por donde va. También integro en la directiva a Rian Butcher, de SilverStorm, que nos va a ayudar especialmente en el tema del paso de los jugadores de 16 a 18 años al senior y con la academia.

-Han puesto especial énfasis en el tema de la Academia.
-Nos preocupa especialmente el paso de los 17 y los 18 años, por eso hemos puesto el foco en la Academia y con el segundo equipo en la División de Honor B. Queremos que los jugadores tengan la sensación de que pueden dar el salto al primer equipo con naturalidad, que pueden ser profesionales del rugby y compatibilizarlo con los estudios y el trabajo. Y cuando hablo de ser profesionales del rugby no hablo tanto de cobrar por jugar, si no de militar en el primer equipo y tener opciones de jugar en División de Honor. Es una cuestión de actitud. No he conocido mejor ejemplo de ello que Alvar Enciso, que jugaba en el primer equipo, era internacional en XV y VII y seguía con su carrera y su trabajo.

-¿Qué líneas de trabajo marcan esa idea de trabajo?
-Vamos a mantener la filosofía del club. Con 13 y 14 años los niños no van a competir para ganar, se les va a formar para que aprendan a jugar al rugby, a asumir los distintos roles del equipo, a relacionarse entre ellos, con los adversarios, con los árbitros… Ya de Sub-16 a Sub-18 se eleva el nivel competitivo con más sesiones de trabajo y un entrenamiento físico más específico. Les damos las herramientas y subimos la exigencia.

-Y ahí comienza el seguimiento de esa generación perdida…
-El reto del rugby español es no perder a los chavales de 16 a 18 años. Generar un sentido de la pertenencia de club en ellos, crear un legado y que se sientan implicados en él y no desaparezcan del radar.

-¿Cómo lleva la dictadura quesera en el campo?
-Cuando la racha deportiva del vecino dura tanto, hay muchas ganas de romperla. Esto es como un Sevilla-Betis. Yo siempre quiero que pierda el VRAC. Lo que no quita para decirte que tengo buenos amigos en el Quesos, pero son mis rivales deportivos y además hay que reconocer que lo están haciendo muy bien.

-¿Le preocupa esa guerra Valladolid-resto de España que parece haber polarizado el rugby español?
-El problema con el tema de Valladolid es que si no controlas la comunicación, se te vuelve en contra. Creo que en nuestra ciudad no se ha actuado desde la soberbia, sino más bien desde la humildad. Pero para no quedarte quieto hay que moverse siempre y eso a veces significa pisar callos de otros. El que no crece, decrece. En Valladolid lo hemos entendido muy bien y por eso nació Rugby Ya, plataforma que ha contado con el apoyo del Ayuntamiento en todo momento.

-La ciudad ayuda…
-Aquí tenemos la suerte de tener un ecosistema favorable. El rugby es el deporte rey de Valladolid porque lo es socialmente en la ciudad, porque los medios de comunicación nos prestan mucha atención, porque los resultados acompañan… Ojalá Alcobendas suba otro escalón, Santander siga creciendo, Santboi aumente su nivel. Eso nos ayudará a todos. Desde Valladolid no se mira con recela al resto.

-Si tuviera que explicar la principal diferencia entre el VRAC y El Salvador, ¿cómo lo haría?
-Creo que el Quesos como club es más equipo que institución. Se fijan, a día de hoy, más en el resultado. Nosotros queremos ganar, obviamente, pero creemos que hay cosas muy importantes alrededor de los triunfos que a veces son hasta más importantes. Por ejemplo, cuando Alvarado y Carter sufrieron lesiones graves, la directiva les llamó y les dijo que estaban renovados para la siguiente temporada automáticamente y que no se preocupasen.

-Son más familia que equipo.
-Claro que lo somos. A Juan Ramos le llamé y le dije: “Juan, tienes 22 años, están acabando la carrera de ingeniería y tienes la posibilidad de jugar en Sudáfrica, Nueva Zelanda, Las Vegas o Hong Kong con los de VII en lugar de volver a Hernani, Madrid, Ordizia o el Pepe Rojo. Disfruta que es lo que te toca”. ¡Y no te digo lo que me duele perder a un jugador de su calidad! Pero El Salvador tiene que mirar primero por las personas y luego por los resultados.

-El staff técnico se mantiene con Juan Carlos y Mar al mando.
-Bocas está renovado por dos años y creo que es la persona idónea, como lo es Mar Álvarez, para hacer lo que hace. Él hablaba de un año, pero le hemos preferido firmar dos. Ahora actúa como entrenador y director deportivo y la lógica dice que tendrá que acabar desempeñando uno solo de los cargos, pero todo llegará. Pero también estamos trabajando mucho el staff para que crezca con gente como Chema Sanz, que trabaja con Bocas junto el primer y el segundo equipo. Tenemos en Álvaro Gorostiza a un entrenador de mucho futuro. Está la gente del femenino que también está haciendo un magnífico trabajo…

-Este año se han quedado a un paso del título un par de veces.
-Hemos batido nuestro récord de puntos en la clasificación, de ensayos anotados, de diferencia entre puntos logrados y encajados… Creo que se ha hecho buena temporada y se ha fallado en detalles. Y ahí creo qu debemos apuntalar el staff técnico porque al no tener un director deportivo, Juan Carlos y Mar han tenido que estar pendientes de más cosas y quizás esos detalles nos hayan costado los partidos de las finales.

-Parece que no habrá muchas novedades en la plantilla…
Habrá novedades, entre ellas un apertura al que tenemos muchas ganas de ver. Normalmente planificamos la plantilla en abril, pero este año queríamos ver qué planes tenían los chavales y al final nos han sorprendido algunos jugadores que pensábamos que no se iban a quedar y finalmente han apostado por ello. Aunque es cierto que tendremos que cubrir las bajas de gente como Raphel Blanco, Pablo Reneses, Moneti o Antoine que lo han dejado. Aunque te diré que Antoine se queda en la ciudad y en octubre espero verlo entrenando ya con el equipo.

-¿Seguirá saltando al campo a jugar?
-Seguiré jugando pero en el tercer equipo, porque ya no estoy para el segundo, y mi mujer no sé si seguirá en el femenino. Los que siguen son los tres hijos que juegan, porque la mayor está centrada en el atletismo y las vallas.

-¿Cómo ha vivido todo lo que ha rodeado a España y la clasificación del Mundial?
-Debo confesarte que el día del partido de Bélgica agradecí que mis hijos no vieran el final del partido. Se marcharon antes y me alegré de que lo hicieran porque se me quedó muy mal cuerpo al ver cómo reaccionaron los nuestros. Estuve medio depresivo tres días después de lo visto. Entiendo lo que sintieron, pero lo que ocurrió al final del partido creo que ha influido en las decisiones que se han tomado posteriormente contra España. Evidentemente ha quedado claro que Rugby Europe es un chiringuito que espero que tenga los días contados y World Rugby cumplió aquello de “ni una buena palabra, ni una mala acción”.

-La última, ¿qué esperamos de la recientemente creada Asociación de la Liga Nacional de Rugby?
-La Asociación arranca con mucha ilusión y te diría que por primera vez con todos alineados en la misma dirección. Han firmado todos los clubes y la Federación no ha puesto palos en las ruedas. No hay ánimo de ruptura y sí de colaboración. Intentamos que el rugby tenga más recursos y demostrar que vamos todos por el mismo camino. De aquí al final de año hay mucho trabajo por hacer con todo lo de jurídico, la búsqueda de patrocinadores, el tema legal, lo deportivo…

Fermín de la Calle, Periodista en EuroSport, El Confidencial, Revista 22
Si hablas de rugby y periodismo en España tienes que hablar de Fermín de la Calle. Desde su etapa en las páginas del diario As, este andaluz llevaba el rugby del V Naciones, con la complicidad de Relaño, a los hogares españoles.

Llegó tarde al rugby que descubrió en Irlanda donde pagó una factura muy cara en forma de fractura de fémur. Desde entonces el veneno entró en su cuerpo y hoy en día sigue jugando – como tercera reconvertido – en su querido CR. Tres Cantos.

Canal+, Eurosport, Cadena Ser, Diario AS, y un amplio abanico de medios generalistas audiovisuales han reconocido en él la voz más autorizada del rugby español. Su blog ‘Patada a Seguir’ – pionero en España – arrancó en 2007 y desde entonces siempre ha estado metiendo el hombro en iniciativas como la Superibérica, con el programa Hemisferio Rugby junto a Michael Robinson o en las páginas de Revista 22 sin fallo en los 86 números que llevamos.

De la Calle, por su manera de entender el periodismo, siempre ha contado con la información más delicada y comprometedora del oval. Querido y odiado, nunca deja a nadie indiferente. Sin embargo, todos acuden a sus informaciones para ver qué se cuece en los fogones del rugby español. Consultado en innumerables ocasiones por empresas patrocinadoras e instituciones sobre la realidad de nuestro deporte, contactos que bien le podrían haber revertido ingresos económicos notables si los hubiera facturado como consultorías. Altruista y solidario es un exponente de los valores del deporte que ama. Como muestra fue uno de los primeros en remangarse para ayudar a las víctimas del tren de Santiago de Compostela organizando un torneo benéfico.

Su influencia se ve aumentada por su posicionamiento en las RR.SS que son uno de los mejores altavoces del Rugby ya que cuenta con casi 25.000 seguidores que interactúan a propósito de sus informaciones y opiniones.

Durante los últimos años ha librado cruzadas con diferentes dirigentes y representantes, velando por sus convicciones y por lo que él entiende que es el bien común del rugby español. En muchas de ellas le acompañamos.

La estirpe De la Calle perdurará y sus hijos ya recorren los campos de Andalucía con un melón bajo el brazo. Ha sido recientemente nombrado embajador de la marca Canterbury en España y este 2017 podréis verle y escucharle en Movistar+ con el 6 Naciones y en Eurosport con la Liga de División de Honor.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más División de Honor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies