Síguenos

Internacional

Isabel Rico la primera Baa-baas española

©Barbarians FC Press Office

El pasado 17 de marzo Isabel Rico se convirtió en la primera jugadora española en vestir la camiseta de las Barbarians, un equipo mítico que disputaba su segundo partido en féminas.

“Me llamaron para el primer partido, que fue contra Munster en Thomond Park, pero no pude asistir porque jugaba con la selección contra Francia. Y la verdad es que me quedé con la miel en los labios porque no sabes si tendrás otra oportunidad. Pero afortunadamente la hubo. Estaba en la previa del Campeonato de Europa y me escribieron. Me preguntaron si estaría disponible para el partido ante Bristish Army y ni me lo pensé. Teníamos partido de Liga contra Getxo. Siempre priorizas a tu club, pero no podía dejar pasar otra oportunidad. Así que me fui”, nos cuenta Rico.

La capitana de la selección española no era una desconocida en el grupo: “Conocía a una de las pilieres, a la capitana porque había coincidido con ella en Bristol, a Sam, a Gill … Había jugado con 6 o 7 durante mi etapa en Wasps y en Bristol y en contra con muchas más. Con la que mejor conecté fue con la pilier escocesa, porque nos habíamos visto mil veces las caras en la melés. Fue muy gracioso. Era una oportunidad de volver a jugar en un contexto internacional”.

A medida que habla, se le acelera el pulso y la emoción transciende en su voz: “Fue muy intenso. La entrenadora era Giselle Mather, la actual entrenadora de Wasps. Muchas de las jugadoras que estaban en otros equipos en la Premier se han ido a los Wasps por ella. Era la 10 de Inglaterra y es impresionante cómo gestiona el grupo y cómo gestiona el campo. Lo basó todo en la magia de las Barbarians e iba con la varita de Harry Potter por el campo. La gestión la basó en los ‘snitchs’ y cuando había un hueco en el campo todo giraba en torno a Potter. Con los 3/4 la jugada era ‘Harry’ y la de delantera era ‘Potter'”.

La insistencia por convocarla tenía una razón de ser, según nos confiesa sonrojada Isabel: “Giselle me dijo que era un placer contar conmigo y que le había hecho mucha ilusión por todo lo que había escuchado de mi y que era una leyenda en los Wasps. ¡Imagínate! Entre todas sumábamos 836 caps”. La agenda de esos días estaba repleta y fueron jornadas muy intensas para la pilier de Olímpico: “El jueves llegamos y el viernes fue la entrega de camisetas por parte de Ben Franks, el pilier de los All Blacks. Él se emocionó al recordar su experiencia como Barbarians. Nos dijo: “Sabes cuando te pones la camiseta por primera vez y no sabes si te lo pondrás otra vez. Pero ya eres Barbarians para toda tu vida”. La charla de la capitana también fue muy emotiva, porque era la capitana de Gales y su charla trató sobre la pérdida de la capitanía, las lesiones y lo que suponía volver a salir a disfrutar. Hizo una metáfora en la que nos contó que éramos hilos que forman la camiseta y nos insistió en que era una oportunidad para disfrutar del rugby. Nos regaló unas pulseras con esos hilos. Fue todo muy emocionante”.

Las condiciones climatológicas no ayudaron, “porque nevó el día antes y en el partido hacía un frío horrible. Pero empujados por la magia y la alegría, quitando importancia a las cosas y saliendo a disfrutar, lo pasamos muy bien. Se creó una sinergia que generó fluidez en el juego y descaro. Lo que más me gustó fue la actitud de pasarlo bien y emocionarte. Es difícil quedarte con algo. Al principio estábamos muy emocionadas y nerviosas porque quieres hacerlo todo y piensas: ‘Por favor que no se acabe nunca este partido”. Rico actuó en una posición que no le es desconocida, la de flanker, y eso la permitió disfrutar más si cabe. “Me lo pasé genial jugando de tercera línea, que es una posición que conocía mi etapa en Inglaterra. Poder salir la primera de la melé a placar al 8 o la presión al 9… Disfruté, me gusta ser flanker, tuve oportunidades de atacar, de defender y acabé muy contenta con la defensa y los placajes”.

Entre las cosas que más le llamaron la atención, destaca que “no todo el mundo conoce el concepto de los Barbarians en el rugby femenino. Es verdad que a nivel masculino sí está instaurado, pero en chicas antes eran las Nomads. Este era el segundo partido de Barbarians y es muy bueno que se haya acercado al rugby femenino. En Olímpico había jugadoras que no lo conocían. Me llamó la atención que Kayla McAllister, una especialista en 7, jugaba ¡el segundo partido de XV de su vida! Al final nos dijo que se había enamorado más del rugby y que ahora sabía la unión que hay en un equipo y lo que sentíamos. Nunca había sentido eso porque el 7 es una disciplina diferente, más individual”.

Rico tiene claro que “ha sido una de las experiencias más bonitas que me ha dado el rugby. Lo comparaba con la primera llamada de la selección, pero sumándole el valor y la responsabilidad de representar a tu país en una selección internacional. Es emocionante abrir ese camino. Seguro que llegarán más españolas. Y el trabajo de la gestión de grupo con la magia de Harry Potter me lo guardo para trabajar con él con los niños en el colegio. Ha sido alucinante”.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Internacional

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Anuncios