Síguenos

Copa del Mundo

“Dobles placajes, reordenarse, los postes y el 9 rumano, el maul, las manos del 10…”

Los puntos de encuentro serán decisivos en el partido del domingo. Inquam Photos / Bogdan Buda

Rumanía llega a Madrid con el mejor equipo posible, el mejor que haya traído nunca. Nada de experimentos. Delantera mundialista y medios experimentados. Máximo fiabilidad delante y atrás los isleños nacionalizados para blindar su línea. España llegó feliz de Rusia, pero muy cansada. “Ha sido probablemente el partido más duro que hemos jugado en los últimos años”, advertía el miércoles la preparadora física de la selección, Mar Álvarez. No hay ningún jugador que arrastre un golpe preocupante, pero durante la semana se ha notado la dureza del partido ante los rusos. Marco Pinto tenía un pequeño problema en el gemelo, pero finalmente ha entrado sin problemas en la lista. Y Juan Anaya se ha recuperado de la conmoción que sufrió en Krasnodar tras la aplicación del protocolo. Después de ir recuperando a los jugadores, el miércoles volvieron a tener una jornada física de exigencia. Luego han dispuesto de jornada libre, para terminar trabajando en busca de esa chispa física que les permita estar al cien por cien ante los rumanos el domingo.

En lo táctico, España ha trabajado con especial hincapié la defensa del maul. A juzgar por lo visto en los partidos previos (especialmente los de junio y septiembre) los rumanos comenzarán proponiendo alguna jugada atrás, con unos tres cuartos más potentes, por su tonelaje, que brillantes. Pero cuando la cosa se complica, rápidamente recuperan el playbook clásico. Ante Japón, en junio, iban perdiendo 30-9 y recuperaron su juego de delantera, logrando posar dos ensayos por medio del capitán, el tercera Macovei, lo que les permitió volver a meterse en el partido.

Delante España trabajará en defensa como suele hacerlo. Con Gibouin y Barthere por fuera, “dos buenos placadores que se reordenan muy bien en defensa”, apunta Miguelón, ayudante de Santi Santos. Por dentro estarán los primeras y los segundas, con un David Barrera que es el jugador que más campo abarca defensivamente del equipo. Aunque a la hora del percutir el que verdaderamente destaca por ganar cada contacto, incluso a nivel internacional, es Jaime Nava. En defensa hay que tener cuidado porque la delantera de Rumanía trabaja muy ordenada y siempre en grupo. Veremos dobles placajes. En los agrupamientos los nuestros estarán especialmente pendientes de su medio melé, Florin Surugiu, un 9 que trabaja muy bien entre los postes defensivos, al estilo de Pablo Feijoo. A muchos les resultará conocido, porque fue el jugador que pidió matrimonio a su mujer después del partido de los rumanos ante Irlanda en el Mundial 2015.

España cuenta con que Rumanía buscará patadas al lateral para montar el maul en cada ocasión de que disponga. Por lo que es primordial no cometer golpes que faciliten el trabajo a los rumanos. Vlaicu es un jugador con una patada larga, pero lo que de verdad preocupa del 10 rumano es su pase con la mano. La pone a 25 metros sin problemas. Por lo que la defensa española debe estar muy pendiente de no dejar espacios en ningún momento.

Atrás Rumanía no es brillante. Es un equipo que no arriesga porque lo tiene prohibido. Pese a su origen polinesio, no habra descargas ni offloads espectaculares. Cargan, percuten y guardan. Y si la cosa se complica bola al zaguero Fercu, que tiene una patada táctica decente y fuera los problemas. Ojo con el 15 que en ataque siempre se suma y es el máximo anotador de ensayos del equipo. Pero España cree que es ahí, en los tres cuartos, donde se puede hacer daño. Hay que estar atentos para seguir a Guillaume Rouet cuando rompa, porque muchas veces no da tiempo a los delanteros a seguirle, y ahí puede estar el partido.

En las fases estáticas su melé pesa mucho (879 kilogramos) y tiene mucha experiencia. Será muy complicado soportar la presión de sus primeras. En touch no son un equipo especialmente creativo a la hora de montar jugadas. Dos torretas claramente identificadas y a asegurar, normalmente trabajando la primera, para montar el maul rápido. En los rucks España no debe descuidarse, porque meten jugadores y ensucian las posesiones del rival. Suelen pegar siempre cerca de donde percutieron previamente para ir reciclando jugadores.

Una debilidad es que en su delantera, exceptuando a Antonescu, todos han cumplido ya los 30 años. Y el paso de los minutos y el dinamismo y la continuidad de los españoles debe pasar factura a los veteranos forwards rumanos. Por eso España levantará las pelotas rápido. Pelota viva, ataque en grupo percuto, limpio, abro… Y los Leones lo saben bien porque han tenido sobredosis de video.

 


XV de RUMANÍA


Mihai Lazar (1,90 mts, 120 kg, 31 años, Castres, 59 caps, 7 partidos en Mundiales)
Andrei Radoi (1,85 mts, 107 kg, 31 años, Timisoara, 67 caps, 4 en Mundiales)
Andrei Ursache (1,80 mts, 117 kg, 33 años, Carcassonne, 33 caps, 4 en Mundiales)
Johannes Van Heerden (1,96 mts, 118 kg, 31 años, Baia Mare, 27 caps, 4 en Mundiales)
Marius Antonescu (1,97 mts, 109 kg, 25 años, Tarbes, 26 caps, 1 en Mundiales)
Valentin Ursache (1,93 mts, 112 kg, 32 años, Oyonnax, 64 caps, 8 en Mundiales)
Mihai Macovei (c) (1,95 mts, 94 kg, 31 años, Colomiers, 77 caps, 7 en Mundiales)
Stilean Burcea (1,93 mts, 102 kg, 34 años, Timisoara , 67 caps, 5 en Mundiales)

Florin Surugiu (1,69 mts, 71 kg, 33 años, Bucarest, 66 caps, 6 en Mundiales)
Florin Vlaicu (1,86 mts, 103 kg, 31 años, Steaua, 107 caps, 10 en Mundiales)

Steve Shennan (NZ, 1,86 mts, 86 kg, 27 años, Timisoara, 15 caps, 0 en Mundiales)
Sione Fakaosilea (TONGA, 1,82 mts, 109 kg, 31 años, Baia Mare, 9 caps, 0 en Mundiales)
Paula Kinikinilau (TONGA, 1,85 mts, 105 kg, 31 años, Timisoara, 17 caps, 4 en Mundiales)
Tangimana Fonovai (TONGA, 1,87 mts, 107 kg, 28 años, Timisoara, 9 caps, 0 en Mundiales)
Catalin Fercu (1,84 mets, 90 kg, 31 años, Bucarest, 99 caps, 7 en Mundiales)

En el banquillo arrancarán Capatana, Badiu, Tarus, Poparlan, Gorcioaia, Calafateanu, Dumitru y Jack Umaga.

 

Fermín de la Calle, Periodista en EuroSport, El Confidencial, Revista 22
Si hablas de rugby y periodismo en España tienes que hablar de Fermín de la Calle. Desde su etapa en las páginas del diario As, este andaluz llevaba el rugby del V Naciones, con la complicidad de Relaño, a los hogares españoles.

Llegó tarde al rugby que descubrió en Irlanda donde pagó una factura muy cara en forma de fractura de fémur. Desde entonces el veneno entró en su cuerpo y hoy en día sigue jugando – como tercera reconvertido – en su querido CR. Tres Cantos.

Canal+, Eurosport, Cadena Ser, Diario AS, y un amplio abanico de medios generalistas audiovisuales han reconocido en él la voz más autorizada del rugby español. Su blog ‘Patada a Seguir’ – pionero en España – arrancó en 2007 y desde entonces siempre ha estado metiendo el hombro en iniciativas como la Superibérica, con el programa Hemisferio Rugby junto a Michael Robinson o en las páginas de Revista 22 sin fallo en los 86 números que llevamos.

De la Calle, por su manera de entender el periodismo, siempre ha contado con la información más delicada y comprometedora del oval. Querido y odiado, nunca deja a nadie indiferente. Sin embargo, todos acuden a sus informaciones para ver qué se cuece en los fogones del rugby español. Consultado en innumerables ocasiones por empresas patrocinadoras e instituciones sobre la realidad de nuestro deporte, contactos que bien le podrían haber revertido ingresos económicos notables si los hubiera facturado como consultorías. Altruista y solidario es un exponente de los valores del deporte que ama. Como muestra fue uno de los primeros en remangarse para ayudar a las víctimas del tren de Santiago de Compostela organizando un torneo benéfico.

Su influencia se ve aumentada por su posicionamiento en las RR.SS que son uno de los mejores altavoces del Rugby ya que cuenta con casi 25.000 seguidores que interactúan a propósito de sus informaciones y opiniones.

Durante los últimos años ha librado cruzadas con diferentes dirigentes y representantes, velando por sus convicciones y por lo que él entiende que es el bien común del rugby español. En muchas de ellas le acompañamos.

La estirpe De la Calle perdurará y sus hijos ya recorren los campos de Andalucía con un melón bajo el brazo. Ha sido recientemente nombrado embajador de la marca Canterbury en España y este 2017 podréis verle y escucharle en Movistar+ con el 6 Naciones y en Eurosport con la Liga de División de Honor.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Copa del Mundo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Anuncios