Síguenos

Internacional

Cada vez más estrellas de rugby se unen a acciones legales por lesiones cerebrales

©David Rogers/Getty Images

El rugby es un deporte muy característico que llama la atención de aficionados y analistas de todo el mundo. Pese a que su práctica profesional queda reservada a algunas regiones concretas, la expectación es global y desde prensa internacional hasta sitios de apuestas en Peru han puesto el foco en esta modalidad. El espectáculo está garantizado en cada acción, si bien los riesgos para los deportistas son evidentes. Los golpes son continuos a lo largo de los ochenta minutos que dura un partido y esto tiene consecuencias médicas a medio y largo plazo. Los jugadores han asumido esta condición como una parte más del juego, si bien la mentalidad del colectivo está cambiando en los últimos años. Deportistas de talla mundial han iniciado procesos legales para denunciar los graves problemas cerebrales que algunos de ellos han sufrido, en ocasiones de manera severa. Una llamada de auxilio a la que se suman cada vez más estrellas de este deporte.

El inglés Steve Thompson, campeón del mundo con su país en 2003, no recuerda el camino que le encumbró a la gloria de este deporte. ¿El motivo? Daños cerebrales asociados a la práctica del rugby y ante los cuales ha decidido buscar una compensación. Thompson ha encabezado una denuncia contra varias asociaciones de rugby, la Federación Internacional y sus homólogas inglesa y galesa. La reclamación indica que dichos colectivos no han cumplido su labor de proteger al deportista de los riesgos generados por los traumatismos en la cabeza. La denuncia de este ex jugador está garantizada por un bufete de abogados de mucho prestigio en Reino Unido y a ella se han sumado otros referentes de este deporte. El inglés Michael Lipman y el galés Alix Popham también se unieron a una reclamación que se interpuso a principios del 2021 y que todavía tiene mucho camino por delante.

Ellos tres son las cabezas visibles de una demanda que incluye a un grupo más amplio, en el que estarían medio centenar de jugadores que sufren, hoy en día, consecuencias de difícil reparación, fruto de su recorrido en el rugby. Su edad, acaban de entrar en la cuarentena, es un indicativo de que su demencia no se debe a cuestiones biológicas y naturales; ya que todo apunta a que los golpes ocasionados en su carrera deportiva son el detonante.

Nueva demanda

El movimiento que inició Thompson ha tenido su continuidad con una nueva demanda, que se llevó a cabo a finales del 2021, y en la que otros diez ex jugadores británicos ponen de nuevo el acento en una situación de características similares. Denuncian que tienen daños neurológicos debido a la poca protección que, desde las autoridades del rugby, han recibido durante su carrera. Bobbie Goulding, otro internacional con La Rosa que triunfó durante los primeros años del siglo actual, es quien ha puesto ahora la voz de alarma. Le acompañan otros deportistas de éxito, de la década de los noventa y años posteriores. Su reclamación da un paso más y pone el foco en condiciones concretas de su trabajo, como el hecho de tener periodos muy cortos de recuperación tras una situación de inconsciencia. El debate está servido y ha pasado al terreno judicial. La resolución de los Jueces será determinante en el futuro de este deporte.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + tres =

Más Internacional

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad