Síguenos

Highlights

El Rugby ya no es un deporte de hombres

©Fiona Goodall - World Rugby/World Rugby via Getty Images

El rugby femenino ha avanzado a pasos agigantados en años recientes, siendo la victoria de Inglaterra en el 6 Naciones un indicador clave de cómo el rugby femenino ha mejorado a lo largo de los 130 años desde su inicio. El día de hoy queridos lectores, queremos ayudarles a comprender un poco más la escala de su crecimiento, por lo que echemos un vistazo a la historia del rugby femenino y su posición al día de hoy.

Inicios Nublados

Al igual que el inicio del rugby como deporte, la historia de las mujeres en el rugby es increíblemente vaga. Hay muy poca información sobre cómo y cuándo las mujeres comenzaron a jugar rugby. Lo que se sabe a ciencia cierta, es que a mediados de 1884, la escuela Portora Royal en Enniskillen, Irlanda, creó el primer equipo de rugby de la misma, el cual incluía a una jovencita llamada Emily Valentine, lo que la convierte en la primera mujer oficialmente en jugar rugby. En 1891, existen registros de un intento de equipo femenino nacional en Nueva Zelanda, sin embargo, este fue detenido debido a la falta de aceptación social, y el equipo fue obligado a disolverse. En un principio, las mujeres debían de jugar este deporte en secreto, para evitar la presión pública y los estigmas sociales.

Después de la Guerra

No fue sino hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando los roles de las mujeres cambiaron, que el rugby femenino comenzó a echar raíces. En 1962, el primer equipo en la historia de la Unión Femenina de Rugby fue formado en la Universidad de Edimburgo, y el primer partido completamente documentado de un club de rugby femenino tuvo lugar en Toulouse Femina Sports, en Francia. Esto llevó a la creación de la primera asociación nacional de la Unión de Rugby Femenino, la AFRF, junto con la formación de uniones de rugby femenino en universidades a lo largo de Canadá, Estados Unidos, Países Bajos y España. En 1978, Canadá y los Países Bajos fueron los primeros en formar clubes de rugby femenino no universitarios, y otros países alrededor del mundo siguieron su ejemplo.

Crecimiento Moderno

La amplia aceptación del juego, además de la participación femenina en distintos deportes, llevó la creación de versiones femeninas de grandes torneos de la unión de rugby. El primero de estos fue en 1991, la primera Copa del Mundo de Rugby Femenino, la cual se ha llevado a cabo cada cuatro años desde entonces. El Five Nations Femenino fue introducido en 1999, el cual ha evolucionado al 6 Naciones que conocemos hoy en día. El incremento en la publicidad ha ayudado de forma masiva a proyectar este deporte femenino a nuevas plataformas y expandir su popularidad. Desde artículos de noticias hasta expertos en el ámbito de las apuestas en líneas como William Hill Sports ofrecen una amplia cobertura en el deporte, permitiendo que los usuarios disfruten en vivo no solo de las apuestas, también de las transmisión de este deporte, y desde la comodidad de un dispositivo móvil.

Photo by Fiona Goodall – World Rugby/World Rugby via Getty Images

Nueva Generación

Los estándares en el rugby femenino se han incrementado rápidamente, con jugadoras más jóvenes y más fuertes siendo llevadas a lo mejor de sus habilidades. Por ejemplo, una de las jugadoras inglesas más impresionantes y exitosas, Heather Fisher, colocó un estándar como ningún otro para qué futuras jugadoras de rugby lo alcancen. No solo esto, existe una gran variedad de jóvenes jugadoras que están demostrando aptitudes serias para demostrar lo mejor del rugby femenino. Por último, en enero de 2019, todos los miembros del equipo inglés de rugby femenino recibieron contratos a tiempo completo para la nueva temporada, convirtiéndose en el primer equipo de rugby femenino en el mundo en convertirse en profesional. Debido a que muchas jugadoras no cobran durante los partidos, este es un paso gigantesco para asegurar que todos los miembros de equipos femeninos en el futuro sean remunerados por su participación en el deporte, al igual que los equipos masculinos.

Mucho por Ver

Siendo que este deporte relativamente nuevo, y más aún su versión femenina, no es de extrañar que el futuro se muestra brillante, con nuevas oportunidades para las nuevas generaciones de deportistas femeninas. Hoy más que nunca podemos decir con toda confianza, así como lo hemos expresado en el título de este artículo, el Rugby ya no es un deporte de hombres. 



Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más Highlights

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad