Síguenos

Highlights

El poder por el poder

En aquel verano del 2020, el rugby español se daba cita en las instalaciones del COE, el aspirante comía a pocos kilómetros del lugar. La semana anterior se habían lanzado continuos mensajes contradictorios y giros de guion, renovación frente a continuidad.

Una continuidad de engranajes ya conocidos, un esquema cerrado, esa tarde de verano tenía olor a Ferraz, a este Ferraz cerrado. Puesta en escena continuista, puesta en escena blindada Te prometo, yo te prometo, son las palabras favoritas en un proceso electoral y más cuando una cúpula oxidada se jugaba el anclaje. Feijoo había ganado las elecciones antes de que la luz de aquel día se hiciera tenue en el cielo de Madrid.

Diciembre de 2021, algunos siguen sin entender nada. Brocha gorda y malas formas, el mundial de cara para la selección y un presidente con aspecto real, algo similar a los ochenta en la Francia de Mitterrand.

Dicen que Francia no tiene reyes porque sus presidentes tienen ese aspecto elevado, de sangre azul. Pues sin duda, en Ferraz teníamos un rey, un rey que quería poner rumbo a París. Mayo de 2022, la historia truncada del asalto a París es por todos conocida, algunos no entendían, pero ellos no se enteraban de nada, habían sido engañados.

El rugby responsable había pasado al rugby engañado, ¿solo es un engaño? Sin duda, la falta de verdad es un signo característico de ese Ferraz forjado en el número 16. Por el bien de todos, engañados y mentirosos, hastiados y decepcionados, es hora de un nuevo verano.

Gabriel Raposo, aficionado.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más Highlights

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad