Síguenos

Highlights

Tres claves para mejorar el rendimiento en rugby

© PhotoScrum

El rugby es un deporte complejo, de mucho contacto, donde entran en juego numerosos factores: talento individual, motricidad y coordinación, estrategia colectiva, inteligencia, fortaleza mental… y por supuesto, preparación física, entendida como un aspecto que va mucho más allá de la energía y la velocidad. Por eso, en estas líneas analizamos brevemente tres componentes que no se entrenan en el gimnasio pero que contribuyen a lograr un rendimiento mucho mayor sobre el campo: la dieta, la suplementación y el descanso/recuperación.

Dieta

La dieta de un jugador de rugby debe seguir, a grandes rasgos, las mismas pautas que las dietas de otros deportistas: ha de ser rica en carbohidratos y proteínas. Sin embargo, presenta algunas particularidades. Al tratarse de una disciplina con un enorme gasto energético, la ingesta calórica por día debe ser superior a la media. Según algunos nutricionistas, debería rondar las 3.500 al día, repartidas en cinco o incluso seis comidas durante la jornada. Entre los alimentos ‘estrella’ están la fruta, los huevos, el arroz, la pasta, las legumbres, la patata, la carne blanca (ave), el pescado blanco y azul, las verduras y los lácteos.

Suplementación

Si la alimentación habitual se puede considerar la base que hace posible un buen estado físico general, la suplementación se puede considerar ese ‘plus’ que marca la diferencia. Algunos suplementos van encaminados a mejorar el rendimiento, mientras que otros tienen como objetivo la protección muscular y articular, lo que ayuda en la prevención de lesiones en este deporte caracterizado por grandes esfuerzos anaeróbicos y un alto grado de contacto (placajes, colisiones, etc.). En el mercado actual, uno de los líderes es HSN, que destaca algunos suplementos para este deporte:

  • Ácidos grasos y Omega 3, para reducir las inflamaciones musculares derivadas de los impactos del partido, así como para reducir la fatiga
  • Proteínas, con especial mención a la proteína de suero de leche, que compensa la alta demanda y el elevado gasto de este nutriente
  • Multivitamínicos
  • Recuperadores, que tienen como objetivo la ‘recarga’ de los depósitos de glucógeno muscular, cuyas reservas disminuyen considerablemente tras un esfuerzo intenso y prolongado, como el de un partido
  • Creatina, que influye directamente en la mejora del rendimiento, por medio del aumento de la energía, la resistencia, la velocidad y la masa muscular

 Descanso activo e inteligente

La fase post-partido cada vez recibe mayor atención en el deporte en general. Y especialmente en el rugby, puesto que varios estudios han demostrado que las ‘secuelas’ de un partido pueden ser apreciables hasta 48 horas después. En este sentido, la tendencia es la de promover un descanso activo, es decir, programando ejercicios de baja intensidad que ayuden a una adecuada contracción y relajación de los músculos y, con ello, una mejora del flujo sanguíneo. Un aspecto muy importante en esas sesiones de baja intensidad es la ausencia de ejercicios de contacto, precisamente para no interferir en esa recuperación muscular.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más Highlights

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad