Síguenos

Highlights

Lista ilusionante, Ma Non Troppo

©JFS Photo. Rábago, Bell y Gibouin volverán con España ante Portugal.

Por Enrique Moscat – @enriquemoscat

Con cientos de tuiteros al borde de un ataque de nervios y tres días después de lo esperado, la FER publicó por fin el viernes pasado la lista de convocados por Santiago Santos para el partido ante Portugal, que cierra el Rugby Europe International Championship de 2020 y que, a su vez, abre la nueva etapa del XV del León de cara al trascendental e inminente inicio de la fase de clasificación para la próxima Copa del Mundo. En esta convocatoria, condicionada por la crisis del coronavirus y que se esperaba con inusitada expectación, finalmente solo figuran seis jugadores procedentes del Top 14 o de la Pro D2 (entre ellos, el debutante Manuel Ordás, compañero de Rouet en Aviron Bayonnais) y, sin embargo, se advierte una numerosa presencia de jugadores de División de Honor (17 concretamente, lo que supone casi un 54% de los seleccionados) cuando, en condiciones normales, el número de jugadores domésticos convocados para los partidos importantes difícilmente pasa de 4 o 5 hombres. Sin ir más lejos, si tomamos como referencia la anterior fase de clasificación mundialista, solo Linklater, Gavidi y el hoy capitán Fernando López gozaron de continuidad en las convocatorias del equipo que murió en la orilla hace casi tres años en Bruselas. Al final, pese a los rumores que habían inundado las RR.SS., ni rastro de Lucas Rey, Julian Heaven, Joris Segonds o incluso de Samu Ezeala, jugadores que, con mayor o menor fuerza, habían sonado en las últimas semanas como posibles novedades.

LOS TRES DE ATRÁS Y LOS CENTROS

Si desgranamos la lista, puesto por puesto, observamos que en el back three España va bien. Además de los recuperados Jordi Jorba y Guille Domínguez, siguen en nómina, aunque según la FER con los papeles cambiados, Federico Casteglioni, John Wessel Bell, Gauthier Minguillón y Julen Goia. Y es que hoy en día Casteglioni y Bell son tan zagueros como alas Minguillón y Goia. Asimismo, a estos hombres habrá que sumar, en espera de que acabe llegando (o no) el “bombazo Ezeala”, las incorporaciones seguras del lesionado Malié (Pau) y del joven Martín Alonso, que a sus veintiuna primaveras ya lleva seis partidos -tres de ellos como titular- en el Stade Rochelais, segundo en el Top 14 y probablemente uno de los mejores equipos del mundo. En los centros, la tripleta seleccionada nos dice que Pierre Nueno cuenta cada vez menos para Santos -y eso que todavía no se postula Álex Alonso como convocable- y que Andrea Rábago, ya convertido en un fijo más, se perfila como el “tercer hombre” tras los indiscutibles Gimeno y Perrin (este último, con casi total seguridad, volverá a enfundarse el 13 de España en marzo).

©JFS Photo. Malie ante Georgia en el REC2020

LA SALA DE MÁQUINAS

En el puesto de apertura, nos encontramos una incongruencia con perfume de acierto de Santi Santos. Y es que no resulta muy entendible que el seleccionador dijera hace escasas semanas en una entrevista que los tres dieces iban a ser Mélé, Güemes y Vinuesa y que el viernes nos sorprenda con Manuel Ordás. Tal vez el técnico alcalaíno lo dijo para zanjar, al menos de momento, el “caso Segonds”, o quizás porque todavía no había recibido el “sí” definitivo del de Bayona. Sea lo que fuere, bienvenida sea la llegada de Ordás, un joven apertura (22 años) de mucho presente y excelente futuro que lleva ya dieciséis partidos en la élite del rugby europeo (diez de Top 14 y seis de Challenge Cup) y que puede formar una dupla temible con Guillaume Rouet en la sala de máquinas de la selección nacional. Eso sí, no es para nada descartable que Santos – y más ante la ausencia de Perrin – se marque “un Bélie” contra los portugueses, es decir, que le confiera el diez a un apertura con caps (Güemes o Vinuesa) y que Ordás acabe debutando como centro. Ya sabemos cómo respeta el técnico alcalaíno aquello de las jerarquías. Precisamente, hablando del respeto a los rangos, habrá que ver si Tomás Munilla ya ha adelantado definitivamente a su hermano Facundo en la rotación de los medios de melé. Guillaume Rouet, el nueve titular, no estará esta vez con el combinado nacional debido al Castres-Bayona que se disputa el mismo día del partido ante Os Lobos pero sí formará parte del XV del León cuando empiecen las eliminatorias de clasificación para la Rugby World Cup.

©JFS Photo. Manuel Ordas con Bayona en la Challenge Cup.

SIN USÁRRAGA PERO CON GIBOUIN

En segunda y tercera línea, tenemos como novedades los retornos del vicecapitán Gautier Gibouin y de Aníbal Bonan -no juega con el XV del León desde el infierno de Bruselas- además de los interesantes debuts del expumita Facundo Domínguez (Barcelona) y del “Nationale” Brice Ferrer (Dax). Tanto el hispanofrancés como el azulgrana se perfilan como dos posibles buenos complementos de Tauli en el octavo, posición que, desde la retirada del mítico Jaime Nava, no termina de tener dueño fijo. En cuanto a las ausencias, las más notables son, obviamente, la del lesionado Asier Usárraga (seria duda para marzo) y la del también fijo en la rotación de los Leones, Lucas Guillaume.

©JFS Photo. Pinto, gran ausente ante Portugal, ante Georgia en el REC2020

LA INCOHERENCIA Y LA DEUDA

Acabamos este repaso con la primera línea, con cierto regusto de decepción ante las numerosas bajas y las escasas -y aún menos atractivas- altas. En cuanto a las ausencias, algunas de ellas están justificadas por lesión -como las de Marco Pinto y Xérom Civil– y otras por compromisos ligueros importantes con sus respectivos clubes franceses (Rey y Futeu). En cuanto a las novedades, destaca la presencia del debutante Bastien Dedieu (Albi) y de uno de los pilares más destacados de lo que llevamos de temporada en División de Honor, el hispanoargentino Joaquín Domínguez. Además de estos dos jugadores, Santos sigue confiando el resto de su primer batallón a los habituales Fernando López, Alberto Blanco, Jon Zabala, Vicente Del Hoyo y Steve Barnes. Mención aparte merecen los talonadores. Y es que, dicho con el máximo respeto, no deja de resultar curioso que en un puesto fundamental para la estrategia ofensiva de España, como es el de talonador, siendo seleccionables profesionales como Pinto, Auzqui o los Top 14 Julian Heaven y el propio Lucas Rey acaben jugando dos pseudoamateurs (y uno de ellos con treinta y muchos años). Para hacérnoslo mirar.

En fin, como se puede ver, lista ilusionante, sí, ma non troppo. Santiago Santos ha confeccionado una plantilla que, seguramente, le dé para vencer a nuestros vecinos pero que está algo alejada de lo que muchos esperábamos. Todo hace indicar que el seleccionador, a sabiendas de que en la veintena aproximada de seleccionables que hay en las dos ligas profesionales francesas perviven gran parte de la esperanzas de hacer historia, no ha querido exprimir la naranja gala ahora. Y ha hecho bien. No era el momento de tensar la cuerda para que vengan los que serán decisivos en las próximas semanas. El partido del 7 de febrero tiene una trascendencia relativa pero es más un test-match que otra cosa. Lo verdaderamente importante empieza en apenas un mes, con el inicio de la fase de clasificación para Francia 2023. A partir de ahí no habrá excusas: solo los mejores podrán llevar el León en el pecho. El rugby le debe un Mundial a superclases como Rouet o Malié. La deuda se empieza a saldar en marzo…

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Highlights