Síguenos

Highlights

España, subcampeona de Europa

Bautista Güemes, autor de una gran parte de los puntos de los Leones. / Photoscrum

25- ESPAÑA: Fernando López (Dedieu 47′), Del Hoyo (Barnes 55′), Zaballa (Tuco Blanco 68′), Peters (Mora 47′), Víctor Sánchez, Foulds (Facu Domínguez 61′), Gibouin, Quercy; Tomy Munilla (Facu Munilla 65′), Guemes, Minguillon, Gimeno (Ordás 22′), Stewart, Goia; Bell (Guille Domínguez 73′).
11- PORTUGAL: Fernandes, Bournonville, Alves, Madeira, Couto, Ambrosio, Freitas; Belo, Lima; Monteiro, Appleton, Vareta, Marta; Pinto. También jugaron Antunes, Ferreira, Bento, Storti, Bento, Torgal y Lucas.
Árbitro: Chris Busby, irlandés. Amarilla a Couto (38′)
Marcador: 3-0, Golpe de Güemes (17′), 3-5, Marta ensayo (33′), 6-5, Golpe de Güemes (36′), 13-5, Ensayo de Güemes, pasa Güemes. 13-8, Antunes (45′), 20-8, Ensayo Julen Goia, pasa Gümes; 20-11, Golpe de Antunes (61′), 25-11, Ensayo de Gibouin.
Incidencias: Estadio Central de la Complutense de Madrid, sin público.

Julen Goia, en una imagen del partido contra Portugal. / Photoscrum

Regresó el rugby de selecciones al Central con el partido pendiente entre España y Portugal en el que se ponía en juego el subcampeonato de Europa. El partido arrancó con una defensa presionante de los Leones, con cierta ansiedad que se tradujo en una lluvia de golpes (hasta 8 en la primera parte). Los Lobos trataban de desplegar su línea con velocidad, pero España subía una defensa envolvente. Pudo adelantarse Portugal con una patada de Lima que dio en el palo, pero fue un golpe pasado por Güemes el que inauguró el marcador en el minuto 17.

Desde el principio las melés dieron muchos problemas. Los agarres y la anticipación a la hora de entrar unos y otros impidió que se disputasen las primeras. Con el paso de los minutos el scrum luso se hizo fuerte y el pack visitante ganó un par de duelos. Para entonces ya había debutado Ordás, que entró por un Alvar Gimeno que se retiró conmocionado. El valenciano había ganado bien la línea de ventaja en un par de ocasiones. Santos echó atrás a Güemes y dejó al debutante a los mandos, que sufrió los minutos más pujantes de los lusos. El partido se jugaba en campo español y la delantera lusa presionaba mucho en las melés.

Y ese dominio se transformó en puntos en una jugada en la que Marta rompió la cortina y se zafó de varios placajes. España perdió el liderato en el marcador y se marchó en una jugada en la que Stewart ganó muchos metros. España terminó enlazando fases de pick and go frente a palos y arrancando un golpe de Güemes que volvía a adelantar a los Leones. España terminaba el primer tiempo con una opción de sumar puntos, pero eligió jugar a touch, tras provocar un sin bin, buscando palos. Si embargo, los lusos defendieron con fiereza la fase y recuperaron llegando al descanso sin encajar más puntos.

Ordás se estrenó con España. / Photoscrum

El partido arrancó con España muy enchufada trabajando los espacios interiores. Ordás estuvo a punto de ensayar pero se quedó sin apoyos. Segundos después el de Bayona regalaba un pase interior a Bauti Güemes, que posaba el primer ensayo de los Leones. Un retardado de Qercy permitió a Antunes, que entró al descanso, reducir la distancia.

Pero España había salido dispuesta a meter más ritmo y en otra conexión Güemes-Ordás, el apertura regalaba un pase a Goia, que posaba otro ensayo y acercaba el subcampeonato de Europa. Los diez minutos arrebatadores de los de Santos habían  enseñado el camino. Ordás pedía al pequeño de los Munilla la pelota rápida con palmadas para situarle y los cambios del banquillo daban más oxígeno y piernas nuevas. Con mucho protagonismo de Mora por dentro y un Stewart bien afuera. Los lusos seguían buscando el apoyo interno, pero España tapaba bien los pasillos.

En los minutos finales Portugal trató de llevar el encuentro al campo español, pero el dinamismo de los Leones monopolizaba la posesión y llevaba el balón de un lado al otro con protagonismo de Ordás, buenos pies y mejores manos, y un Manu Mora imperial. El partido lo coroó España con un mal majestuoso que ganó más de 20 metros y terminó posando Gibouin.

Y así se llegó al final con una triunfo trabajado en el que la defensa y el dinamismo que impuso la pareja Ordás-Güemes llevaron a España a conseguir el subcampeonato de Europa en una gran segunda parte. Un logro al que hay que darle la importancia que merece.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Highlights