Síguenos

Highlights

Melé, Güemes y Vinuesa son los tres 10 con los que vamos a afrontar el ciclo de clasificación

©JFs-Photo. Santiago Santos, seleccionador nacional.

El seleccionador nacional Santiago Santos vuelve de Uruguay con mucha confianza en el XV del León, pero también con la incertidumbre de una preparación mundialista que ha podido terminar con los partidos en Montevideo. El técnico repasa la buena gira de España, con nombres propios, y la necesidad de nuestro rugby de contar más tiempo con sus mejores jugadores. En cualquier caso, Santos ya tiene en su cabeza la hoja de ruta para llevar a la selección al Mundial de Francia 2023.

R22.- ¿Cuál es tu valoración general de la gira en Uruguay?

S.S.: La valoración general es positiva. Pesa más lo positivo que lo negativo. Ahora bien, lo más positivo es volver a jugar, eso en sí ya es una buena noticia. No ha habido lesiones y esto es algo que me preocupaba mucho porque estamos a tres meses de empezar la clasificación para el Mundial. Si hubiéramos tenido lesiones graves podía perjudicar esa preparación y teniendo a los jugadores poco rodados era complicado salvarse de estos percances.

A nivel físico, para mí, sorprendentemente, hemos estado más o menos bien. Hemos competido contra Uruguay que lleva todo el año compitiendo y no ha dejado de jugar. Les hemos competido físicamente con partidos igualados, e incluso hemos terminado los partidos dominando en el plano físico.

Otra buena noticia es que también hemos probado a jugadores nuevos. Unos jóvenes y otros no tanto. Además, estas pruebas han llegado en un contexto tan exigente de un equipo mundialista como Uruguay.

R22.- ¿Cómo calificas al equipo en lo estrictamente deportivo?

S.S.: La gira deportivamente con Uruguay ha sido empate, más allá de ganar un partido por tres puntos más. Eso en sí ya es un éxito, porque nosotros veníamos de no estar rodados ni físicamente ni como equipo. Llevábamos sin jugar juntos mucho tiempo. 

El que un equipo con poco rodaje físico y colectivo empate contra un equipo mundialista es una noticia muy buena. Además, les hemos pasado en ranking, que está francamente bien.

R22.- ¿Cómo le ha sentado la gira al grupo en lo anímico?

S.S.: Ha sido una alegría muy grande, se notaba que había muchas ganas. A los jugadores de rugby nos encanta competir y se notaba mucha alegría en todos los jugadores por estar allí. Se ha disfrutado de cada entrenamiento y de cada partido al máximo porque se echaba de menos jugar.

R22.- ¿Por qué le costó tanto entrar en juego a España?

S.S. En el primer partido los primeros 20 minutos fueron desastrosos, muy flojos. En el segundo empezamos a jugar a algo al principio de la segunda parte. Es complicado y quizá puede achacarse a ese problema de ritmo que no es tanto que nos falte forma física sino el meterte en los partidos por falta de costumbre de empezar a jugar con intensidad. 

También hay otra cosa, el equipo es España y tenía jugadores con experiencia, pero también jugadores nuevos en posiciones importantes. El equipo no estaba rodado como equipo, el empezar a jugar y encontrarte en el campo lleva tiempo. 

El primer partido empezamos con Kerman Aurrekoetxea, que es muy buen medio melé y este año ya ha debutado con Biarritz, y hasta que él se encuentra con el equipo y el equipo con él lleva tiempo. David Melé como apertura que llevaba tiempo sin jugar, en definitiva gente nueva en posiciones clave. Lógicamente nos faltaba ese rodaje que no se ha notado tanto en el aspecto de forma física, hemos acabado físicamente mejor de lo que yo esperaba, y repito que a mí me ha sorprendido positivamente, pero si nos ha costado entrar en el ritmo de juego.

R22.- ¿Qué pasó con la falta de disciplina en el segundo partido?

S.S.: No tiene explicación. Era un tema que estaba hablado desde el principio porque, precisamente, una de las cosas que estábamos descontentos del primer partido era la falta de disciplina. Sin embargo, en el segundo partido hubo más falta de disciplina.

Dicho esto, hay que resaltar que, posiblemente, el arbitraje no miró con los mismos ojos a los dos equipos. En el segundo partido a nosotros nos pitan 19 golpes de castigo y a Uruguay 6. Muchos de ellos los cometimos, pero sí que es verdad que los criterios no estaban igual para ambos equipos.

Aun así, es cierto que cometimos muchos más golpes de los debidos. En algunos momentos, ante la impotencia y al vernos desbordados en ocasiones por Uruguay, la reacción anímica de los jugadores fue esa indisciplina que no es el camino a seguir.

R22.- ¿Por qué poner a dos perfiles claros de 10 en el apertura y primer centro?

S.S.: Es una prueba y puede ser que en algún partido puedan llegar a jugar así. Pero la idea de hacer esto es que en pocos meses empezamos la clasificatoria para el Mundial por lo que queríamos dar muchos minutos a los tres 10, aunque fuera en otras posiciones. En estos años hemos muchas pruebas y llegamos con el equipo bastante rodado en su conjunto, aunque es verdad que en 2020 hemos jugado pocos partidos. 

Estamos muy contentos con los tres 10. En los últimos tiempos hemos recuperado a David Melé, Güemes ya es seleccionable y Vinuesa es un descubrimiento de última hora, estos son los tres 10 con los que vamos a afrontar el ciclo de clasificación.

La principal idea es que tuvieran muchos minutos de juego los posibles 10. No era tanto para buscar un equipo competitivo, aunque lógicamente queremos competir y ganar todos los partidos, y nos descartamos jugar con un segundo diez es una opción que me gusta y no descarto. 

Pero lo que vamos buscando es que gente que va a ser importante en el equipo tenga minutos de juego y que no estén en el banquillo. Siempre hemos tenido dos 10 en el campo por lo que hemos contado con ellos 320 minutos jugando y lo que queríamos es que tuvieran muchos minutos de juego. Eso era lo importante para que cualquiera de los tres esté perfectamente capacitado para asumir el papel de 10 en la clasificación para el Mundial.

R22.- Entonces, ¿Por qué Güemes no estuvo en el segundo partido?

S.S.: Recibió un golpe en el primer partido. Tenía sospecha de conmoción así que simplemente por precaución no jugó. Me hubiera gustado que jugase, lo primero porque es un buen jugador y seguro que el equipo era más competitivo, sobre todo por darle minutos de juego y que vaya cogiendo experiencia con España. Desde esa perspectiva fue una pena que no jugase, pero la prioridad es la salud y la seguridad del jugador y decidimos no arriesgar.

R22.- ¿Qué jugadores vienen reforzados de Uruguay?

S.S.: Estamos creciendo mucho y con muchos jugadores. La tercera línea ha estado espectacular, si tuviera que destacar por líneas diría que la tercera -Quercy, Fouylds, Tauli- ha jugado a un nivel muy alto. El primer partido fue espectacular y el segundo muy serio.

El trabajo de la primera línea fue interesante porque nos faltaban muchos de los jugadores más asentados en el equipo como Feteu, Zabala, Alberto Blanco, Civil… se abrió una ventana de oportunidad para nuevos jugadores. Los que han ido lo han hecho bastante bien, teniendo en cuenta sus circunstancias porque, lógicamente no hemos destrozado a la melé de Uruguay que tiene delanteros que han ido a un Mundial

Hablando de primeras líneas jóvenes. José Díaz, que jugó 40 minutos en el primer partido hizo un trabajo muy serio. Joel Merkel, que ha cumplido 19 años en la gira, y ha jugado 15 minutos en cada partido y lo ha hecho razonablemente bien con su edad que es un factor a tener en cuenta. No me olvido de Vicente del Hoyo, que es muy joven también. Tenemos jugadores en primera línea con futuro para este mundial de 2023 pero también para 2027 y 2031 y eso son muy buenas noticias.

Debutó Alvarado, rindiendo a un nivel por encima del que da en la Liga, Wozniak ha tenido pocos minutos, pero también lo ha hecho muy bien.

En la segunda línea contábamos con gente que ya conocíamos más como Víctor Sánchez, Manu Mora o Fitton que han jugado a su nivel habitual. 

En tres cuartos, la gente está creciendo e incorporándose. Vinuesa ha jugado su tercer test, incluso en el primer partido le tocó jugar de zaguero y de tercera línea por un expulsado y el segundo como primer centro titular haciéndolo muy bien. Baltazar Taibo es otro joven que lleva pocos minutos con la selección que ha dado muy buen nivel en los dos partidos demostrando que quiere un sitio en la selección.

R22.- ¿Te llevaste a los que querías?

S.S.: Esto siempre es complicado. Pocas veces me llevo a todos los jugadores que me quiero llevar. Hay siempre múltiples problemas de muchos tipos. Es una pena, por poner un ejemplo, que Alberto Blanco no haya podido venir, por hablar de los que están en España. Pero luego están los problemas con los que juegan rugby profesional en Francia y de hecho muchos de ellos iban a jugar contra Portugal que es una pena que se haya suspendido. Quería ver entre la gira y Portugal a 40 jugadores, íbamos a incorporar a 10-12 jugadores que no han ido a Uruguay.

De Zabala o Feteu habíamos hablado con sus clubes para que estuvieran en el segundo partido en Montevideo y no ha podido ser.

Nos llevamos siempre lo mejor que podemos. Algo que me encantaría, pero no puede ser porque es la realidad del rugby español, es tener 10 semanas al año a los 30 mejores jugadores. Eso lamentablemente no nos pasa e intentamos aproximarnos lo máximos posible a eso pero nuestra realidad es que no sucede. Eso es un hándicap para ser más competitivos, pero si queremos jugar en las grandes ligas, y creo que tendríamos equipo, necesitaríamos tener a los 30 mejores jugadores disponibles las 10 semanas que estuviéramos juntos.

R22.- Hay tres jugadores que no debutaron Periel, Ortiz y Vélez

S.S.: Estamos muy contentos con ellos. Y es complicado, pero el objetivo de la gira era no solo competir y ganar si no preparar la clasificación. Para situaciones como esta debería haber una España Emerging que es algo que necesitaríamos tener para ayudar a dar experiencia a los jóvenes. 

Además, estamos a tres meses de empezar el clasificatorio para el campeonato del mundo. Uno de los objetivos era dar el máximo de minutos a los jugadores que pensamos que van a estar en los primeros partidos de clasificación. Es decir, es un trabajo a corto plazo, es prepararnos para ser competitivos dentro de tres meses. En ese contexto no se pueden repartir los minutos, estos jugadores tienen mucho futuro y mucho potencial, pero en el contexto actual no son jugadores a corto plazo sino a medio-largo plazo.

R22.- Los aficionados han preguntado por la situación de Samu Ezeala y Gonzalo López

Hay muchísimos jugadores. Gonzalo López le conocemos bien porque hemos trabajado en la sub-20 con él. Podría estar en un perfil similar a Periel o Pablo Ortíz, es un jugador con mucho futuro, pero a corto plazo no le vemos, a priori porque todo esto es cambiante, jugando en febrero y marzo. No ha ido a la gira por esa proyección a corto plazo, a medio-largo entrará en los planes de la selección porque tiene mucho talento.

Samu Ezeala está todavía lesionado, vamos a esperar a verle jugar para ver qué pasa con él. No soy muy optimista de que acabe jugando con España. Él se lo ha pensado porque le han tentado mucho de Francia, pero después llegó su lesión. Se que le gustaría jugar con España, pero también entiendo que es muy atractiva la oferta francesa. La situación es complicada para él y no se ha querido manifestar. No pierdo la esperanza, pero no soy especialmente optimista al respecto.

R22.- ¿Qué cambios podremos ver en el REC?

Hay muchos jugadores que no estaban. Nos movemos con un grupo de 50-60 jugadores. Algunos de los que iban a entrar para el partido de Portugal, podemos hablar de 10-12 incluso hasta 14. Hay muchos jugadores que no han ido a la gira, pero están en los planes de la selección. Siempre he dicho que necesitamos 3 o 4 buenos jugadores por puesto. 

En primera línea ya he dicho unos cuantos, Zabala, Feteu, Alberto Blanco… pero también está Marco Pinto, que seguro va a estar. En la segunda y tercera línea David Barrera, con ganas de estar, Lucas Guillaume, Pierre Barthere, Gauthier Gibouin, Asier Usarraga, que estaba lesionado. La buena noticia es que podríamos formar otro XV tan competitivo como el que estaba en Uruguay.

Si seguimos, tenemos a Guillaume Rouet, Tomy Munilla, Lucas Rubio, Alvar Gimeno, Fabien Perrin, Charly Malie, John Wessel Bell, Martín Alonso, Gauthioer Minguillon… la lista es muy larga. Estoy satisfecho porque tenemos esa lista con 3 opciones muy buenas en cada puesto

R22.- ¿Y Peluchon?

S.S.: Peluchon no descarta volver a jugar. Él está con ganas, el último año ha sido malo por temas de conmociones y estaba medio retirado. Pero lo último que me dice Jean Michelle Aguirre es que quiere volver a jugar en enero y una de sus principales motivaciones para hacerlo es volverse a vestir con la camiseta de España. 

Igual que otro jugador que tiene esa ilusión, y al que posiblemente veamos, es Beñat Auzqui. Así que los viejos rockeros nunca mueren y están con ganas. Peluchon y Beñat Auzqui no hay que descartarlos para verlos con España.

R22.- El equipo del REC no se parecerá entonces al de la gira de Uruguay

S.S.: Hay que ver como juega cada uno en sus clubes, sus evoluciones, pero si que hay muchas opciones y eso es muy bueno.

R22.- ¿Qué jugadores se están valorando que no conozcamos?

S.S.: El talonador de Pau, Lucas Rey, de Lyon Julien Heaven, también talonador de origen australiano y abuelos españoles que ya ha jugado dos partidos en Top-14. Son quienes están en agenda.

R22.- ¿Cémo vamos a preparar el REC sin jugar en tres meses?

S.S.: Es muy complicado. Estamos a la espera incluso de saber si finalmente jugaremos ante Portugal pero es muy complicado porque no manejamos ninguna fecha. Estamos a expensas de lo que diga Rugby Europe. 

Antes nos han servido mucho las mini concentraciones de tres días, que han sido muy productivas y nos han ayudado mucho a evolucionar. Pero con el tema de la pandemia hay que hacer PCRs por lo que desde que nos juntamos hasta que empezamos a entrenar tienen que pasar 24 horas. Estas concentraciones es difícil que se repitan. Sacar concentraciones más largas también es difícil por el calendario, así que estamos en una situación de mucha incertidumbre.

R22.- ¿Qué ruta se marca España para la clasificación mundialista?

S.S.: Lo obvio es que son 10 partidos y que se clasifican los dos primeros. La idea es clasificarnos por esa vía directa.

Para eso, en base a los modelos matemáticos de otros años, hay que tener 34-35 puntos. Con ese resultado se quedaría segundo. Por tanto, es básicamente hablar de 17 puntos por año, si bien habrá que ver si juegas dos o tres partidos en casa y en qué año. Eso sería ganar 8 partidos con pocos bonus o 7 con muchos puntos bonus. Es decir, al menos ganar cuatro partidos un año y tres otro sacando puntos bonus.

Tengo confianza en el que el equipo se pueda clasificar. Hemos demostrado que podemos, que somos competitivos para hacerlo, pero también sabemos que el camino no va a ser fácil. Georgia es un hueso duro de roer, Rusia y Rumanía les podemos ganar, pero no va a ser nada fácil, Portugal y Bélgica serán duros… tenemos fe en el equipo y en nuestras posibilidades, tenemos confianza pero sabemos que no va a ser nada fácil.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Highlights

-->