Síguenos

Internacional

Los sorprendentes Jaguares y Crusaders se jugarán el título del Súper Rugby 2019

Los jugadores argentinos celebran uno de los ensayos de la semifinal ante Brumbies. / Foto: Marcelo Endelli/Getty Images

Crusaders y los sorprendentes Jaguares de Gonzalo Quesada jugarán la final del Súper Rugby 2019 el próximo sábado. Las semifinales comenzaron con una sorpresa monumental como la victoria de los argentinos, más por la forma que por el hecho en sí. Los de Quesada laminaron a unos Brumbies que llegaban lanzados tras una racha de siete victorias que les colocaban como favoritos. Pero los Jaguares, alentados por una grada de Vélez llena a rebosar, no dieron ninguna opción a los australianos.

El partido se puso de cara rápido para los locales con los ensayos de Cubelli, minuto 4, y Lavanini, minuto 19. A lo que sumaron dos golpes más de Díaz Bonilla, que había convertido además las patadas en los posados. El ensayo de Fainga’a, pasado por Lealiifano, dejaba el marcador en (20-7) a falta de una segunda parte en la que se esperaba la reacción de los wallabies. Pero lejos de eso, llegaron otros dos ensayos locales de Orlando y Boffelli para completar la abultada y merecida victoria final (39-7).

Kieran Read carga con la bola en el partido ante Hurricanes. / Photo Súper Rugby

Por su parte Crusaders, que nunca ha perdido un partido de playoff en Christchurch, hizo valer esa condición ante Hurricanes (30-26) en un partido competido que tuvo diferentes iniciativas de juego durante los 80 minutos. Comenzaron tomando ventaja los Crusaders (13-0) gracias a un ensayo de Sevu Reece y el pateo de Richie Mo’unga. Pero la presión de Hurricanes logró equilibrar el marcador antes de finalizar la primera parte, con un ensayo de Laumape, y en el primero del segundo tiempo, con otro de Ben Lam.

Después se vivió un tiroteo entre ambas escuadras con ensayos de Mo’unga para Crusaders y Laumape para los Canes. Los campeones volvieron a abrir hueco con otro posado de Reece al que respondió TJ Perenara. Y a falta de ocho minutos una patada de Mo’unga colocó el definitivo (30-26), obligando a los Hurricanes a buscar a la desesperada un ensayo. Metió en su 22 a los Crusaders, pero la defensa de los locales les llevó a la final por tercer año consecutivo.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Internacional

Anuncios