Síguenos

DH Femenina

Majadahonda y Cisneros buscan el trono de la División de Honor Femenina

©Walter Degirolmo.

Los dos conjuntos más regulares de la liga, CR Majadahonda y Complutense Cisneros se juegan este domingo el título de la División de Honor Femenina. Por si esto fuera poco, ninguno de estos dos equipos ha levantado la copa desde que se implantó el nuevo formato de competición, por lo que ambos clubes tienen la oportunidad de hacer historia.

De los dos partidos previos que han disputado entre sí esta temporada, las majariegas se han llevado uno y las de azul-azul otro, en ambos casos con unos partidos que se han resuelto por una diferencia menor de diez puntos. Además, unas y otras han demostrado que cuentan con una delantera muy sólida y una tres cuartos peligrosa, capaz de dar la sorpresa en cualquier momento.

Dada la magnitud de esta cita, no podíamos dejar de hablar con las capitanas de Majadahonda y Cisneros, Marta Estellés y Alba Vinuesa, respectivamente, para que expliquen sus sensaciones antes de la gran final.

Marta Estellés nos recibe muy tranquila, pero con unas ganas inmensas de que llegue el día del partido. “Es el resultado de todo el trabajo que venimos haciendo desde hace varias temporadas”, nos cuenta. “Estamos muy enfocadas, haciendo sobre todo ejercicios tácticos, de análisis de vídeo, y puliendo algunas cosas técnicas”.

Por contra, Alba Vinuesa, la capitana del Complutense Cisneros, sí reconoce tener algo de nervios para la final, a pesar de que la época de exámenes la mantiene ocupada. “Personalmente estoy más relajada que respecto a la semifinal; antes de enfrentarnos a las Cocos pasé dos semanas enteras con nervios”, asegura. “Una vez superada la semifi, la final es un regalo y es para disfrutarla, y así nos lo tomamos todo el equipo”, continúa. “Aun así, estoy nerviosa, no te voy a engañar y el equipo también, se nota en los entrenamientos. Pero son nervios buenos, de querer hacer cosas e ir a por todas”.

Respecto al impacto de las durísimas semifinales que ambos equipos han tenido que superar para llegar a la final, ambas coinciden en que les han hecho más fuertes. “A nivel psicológico estamos muy fuertes, nos cuenta Marta, remontar un 19-0 fue muy bonito a nivel de equipo”, comenta Marta, para añadir que “uno de nuestros hándicaps en los últimos años era saber competir y tener cabeza fría, y esta vez lo competimos y supimos sacar el partido adelante”.

En el caso de Cisneros, Vinuesa también considera que psicológicamente la semifinal les ha dado un punto extra de motivación. “Si pudimos sufrir durante 120 minutos de partido, los 80 de la final no son nada. Llevamos un año entero trabajando para conseguirlo, y vamos a demostrar que jugando como sabemos podemos llevarnos el partido”.

El respeto y conocimiento de sus rivales se nota durante toda la conversación con las dos capitanas de los equipos finalistas de la Liga Iberdrola. Estellés destaca lo bien que se desenvuelve Cisneros en momentos de juego abierto y caos. “Son muy dinámicas, y cuando rompen la línea defensiva siempre tienen apoyos para seguir dando velocidad al balón. También son muy buenas pescadoras, así que vamos a centrarnos en tener siempre apoyos cerca”. En cuanto a los puntos fuertes de Majadahonda, destaca la “penetración y contundencia en el contacto y las fases estáticas, que pueden ser fundamentales a medida que avance el encuentro”.

Alba coincide con la capitana majariega, sabedora del buen trabajo que logran las ‘colegiales’ con el juego en continuidad y añade que la fuerza de sus rivales reside en “el tiempo que llevan jugando juntas, con el equipo formado y cómo han sido capaces de interiorizar su sistema de juego”. “Va a ser un partido muy igualado, prosigue, las que menos errores cometan se lo llevarán”.

En cuanto al apoyo recibido, Marta quiere agradecer todo el calor del club “y de la grada que ya nos ayudó mucho en semifinales”, y del Ayuntamiento en un momento perfecto para descubrir y apoyar la importancia del rugby femenino en la Ciudad. Además, añade, “hemos hecho mucho trabajo de visualización, y vernos ganando la Liga y levantando la copa me pone los pelos de punta. Sería el mejor día de mi vida”.

Las Cisneras también se sienten muy arropadas por todo su club y su entorno y lo único que les entristece es que, dadas las restricciones de aforo por la covid-19, solo puedan acompañarlas en este día tan especial tres personas por jugadora. “A todas nos gustaría poder estar acompañadas de nuestras familias y amigos, pero lucharemos también por todos los que nos estén viendo desde casa”.

Para concluir, Marta reflexiona acerca de la importancia de esta final. “Me encantaría que todo el mundo nos viese desde casa, que el streaming fuera algo masivo, todo el mundo se volcase y lo compartiese y esto sirviese para visualizar el rugby femenino. Dejando de lado el resultado, lo más importante para mí es que demos un buen espectáculo, que se vea muy buen rugby y sirva para demostrar que el rugby femenino es atractivo, competitivo y divertido al mismo nivel que las ligas masculinas. Si consiguiésemos eso, el trabajo estaría más que hecho”.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más DH Femenina