Síguenos

División de Honor

La clase media no puede

©JCR Photography

Tenía muchas esperanzas puestas en la 5ª jornada de la Liga Heineken. Duelos directos entre los equipos que son claros favoritos y aspirantes que quieren optar a desbancar a los “cocos”. Pensaba que alguno de los grandes podría tropezar; pero no fue así.

Los dos equipos pucelanos sacaron sus partidos – aunque de forma bien distinta porque el VRAC sudó hasta el final y El Salvador sesteó en el último cuarto de partido – adelante con bonus ofensivo. Además, el sábado el Sanitas Alcobendas jugó su mejor partido en lo que llevamos de año para llevarse también los 5 puntos como visitante. Parece complicado pensar que los equipos de la que hemos denominado “clase media” puedan estar a la altura de los dos equipos vallisoletanos y de los de Inchausti. Pero yo no lo creo.

Empecemos por Santander. Mozimán tiene un gran bloque. Es cierto – y como le ha pasado otras temporadas – tiene una plantilla algo corta, pero mucho más compensada. Campañas anteriores veíamos una delantera poderosa pero un equipo carente de mordiente atrás. Nada que ver con lo que hoy es el Senor Independiente. Rocosos delante, pero con mucha pegada atrás liderados por el kiwi Jackman. En Pepe Rojo hicieron un muy buen partido. Supieron hacerle daño al campeón y tuvieron en las manos llevarse el partido pese a irse de vacío.

El caso del FC. Barcelona de Tomy García es distinto. El sábado simplemente se vio superado por un equipo al que le salió todo. El Sanitas Alcobendas desconectó a los catalanes en un partido de notable alto o sobresaliente de todo el equipo. Es cierto que los dos choques con los equipos de arriba han sido negativos para los azulgranas, pero el equipo tiene mucho más de lo que mostró ante los madrileños el fin de semana.

No me resigno a que la Liga Heineken no tenga emoción. No quiero pensar que en apenas 5 jornadas ya veamos una clara ruptura de los equipos de cabeza. Es cierto que la superioridad presupuestaria de VRAC y Salvador es insultante – incluso por encima del Sanitas Alcobendas al que doblan sin problemas y que me atrevería a decir que no es el tercer presupuesto de la competición – y que sus plantillas son realmente profundas, pero por el bien de la competición necesitamos que la clase media pueda.

La sensación de los primeros 50 minutos del partido del SilverStorm El Salvador ante Cisneros no es el camino. Solo la relajación de los de Juan Carlos Pérez y la inquebrantable voluntad de los de azul – azul nos regaló un festival anotador.

Y el caso es que los grandes siguen mostrando flaquezas que a nada que sus rivales las exploten pueden meterles en problemas. El VRAC sigue inconstante. Entra y sale de los partidos. En la supercopa le regaló un tiempo a Santboi y luego al tran tran se lo llevó. Ante los bisontes tampoco estuvo enchufado. Preocupante también es la facilidad de desconexión de los partidos del SilverStorm El Salvador que regaló 4 ensayos al Cisneros en 4 minutos. Llegué a pensar incluso que podía ser un tema físico, de pulmones. Pero Mar Álvarez me aseguraba que no. Para los de Inchausti el talón de Aquiles es su indisciplina. Cada vez que son penalizados por sus indisciplinas lo pagan con puntos. Así perdieron con el VRAC y en Barcelona la cara B del Sanitas Alcobendas hizo amagos de aparecer el inicio del segundo tiempo.

Bizkaia Gernika sigue dándome dudas. Sufrió en Landare Toki para llevarse el partido.  A lo mejor con la llegada de Bruno Postiglioni tras la espantada que ha dado en Barcelona les ayuda a mirar hacia arriba. A la U.E. Santboiana – pese a meterse en semifinales de Copa y poder defender su título – no se le espera a no ser que lleguen efectivos. Veremos si a AMPO Ordizia le da su plantilla para engancharse a la zona noble. Pudieron con los cántabros pero se vieros sobrepasados por chamizos y granates.

Hemos consumido casi un cuarto de temporada regular y de momento: La clase media no puede.

Director Editorial & Publicidad de La Revista 22

José Manuel Ibáñez se batió el cobre como primera línea con La Moraleja en los campos a mediados de los 90. Pepe, como se le conoce en los ámbitos más cercanos en el ámbito oval, también se encarga de las tareas de comunicación de su club de siempre y es miembro de la Junta Directiva del Alcobendas Rugby.

En 2008 decidió emprender junto a su socio y amigo Fernando Aspe la tarea de publicar la única revista de rugby nacional e internacional que existe en España. Apostaron por la calidad del formato y se jugaron sus ahorros para desarrollar un proyecto que no ha sido sencillo llevar adelante. Muchas horas, muchos viajes y demasiadas puertas cerradas para el único medio que suma casi una década poniendo en valor el rugby español.

Nueve años después la revista Desde la Línea de 22 está a punto de cumplir 100 números y se ha convertido en un referente del rugby español. Ibáñez pasa por ser, sin duda, el periodista mejor informado de nuestro deporte. Además ha trabajado y trabaja incansablemente por el rugby español abriendo puertas que estaban históricamente cerradas a nuestro deporte. Entre ellas la de marcas como Heineken, con quien se sentó a la mesa cuando su desembarco era solo una posibilidad remota. Ibáñez vale más por lo que calla, por más que a veces le gustaría contar más de lo que puede.

1 comentario

1 comentario

  1. Pedro Delgado

    23 octubre, 2017 en 10:07 pm

    “No me resigno a que la Liga Heineken tenga emoción”. ¿¿¿CÓMO???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más División de Honor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies