Síguenos

Highlights

El origen de la “Haka”

©Ricky9950

Las personas poco habituadas en seguir duelos de Rugby se sorprenden cuando contemplan la danza ritual que realizan los ” All Blacks” antes de los partidos. Detrás de este elemento que hoy en día nos puede parecer folclórico se esconde una historia apasionante que liga con los valores culturales e históricos del territorio que representa. La danza recibe el nombre de ” Haka” y tiene una relación directa con la Cultura Maorí y su idiosincrasia. La selección neozelandesa la realiza antes del inicio de los enfrentamientos en los que participa y tiene la finalidad de intimidar a sus rivales.

La haka se ha convertido en un fenómeno altamente emulado y copiado en otras disciplinas deportivas. Por ejemplo, el AC Milan la realizó antes de un partido, un hecho que trajo bastante polémica por su desnaturalización. El fútbol nos deja historias muy curiosas como esta, y con su reanudación progresiva seguro que veremos muchas más. De momento ya existen previsiones como recoge Oddschecker de todo tipo, pero de momento hay apuestas sobre qué equipo será el próximo en emular una haka. Lo que si se puede comprobar son los duelos más importantes que están por llegar a corto plazo.

Para encontrar los orígenes de esta danza ritual hay que hablar de la Cultura Maorí. Esta etnia, localizada originariamente en la zona este de la Polinesia, habita Nueva Zelanda aproximadamente desde el siglo X. Su asentamiento en la zona neozelandesa se vio provocado por diversas oleadas migratorias que propiciaron su asentamiento en esta nueva región. Con la adaptación de su gente a un ecosistema diferente, tuvieron que implementar nuevas técnicas de ganadería, pesca y producción que generaron una cultura absolutamente inédita y original que se ha prolongado hasta nuestros días. Algunos estudios dejan entrever que se trataría del primer núcleo poblacional que se estableció en Nueva Zelanda, por lo tanto, estos primeros pobladores establecieron las raíces del territorio que ahora conocemos.

Dentro de la cultura maorí existía la “Haka”, una danza tribal que quería mostrar la fuerza y la unidad de la tribu. Esta representación se realizaba en los campos de batalla y consistía en proferir gritos amenazadores, darse golpes sobre el mismo cuerpo y sacar la lengua como afronta hacia el enemigo. Una de las curiosidades más destacadas de esta danza es que la percusión y el sonido se realiza totalmente con las partes del mismo cuerpo. La ausencia de cualquier instrumento musical ofrece aún más autenticidad y carisma a un baile ya de por sí curioso.

Los All Blacks no son el único colectivo que la realiza en la actualidad, también existen “Hakas” adaptadas para todo tipo de colectivos nativos que quieren entrar en contacto con las raíces de su cultura. La que baila y canta la selección neozelandesa recibe el nombre concreto de ” Ka Mate” y es la más popular de todas por su impacto mediático. Fue compuesta por Te Raupahara, un líder guerrero de una tribu establecida en la Isla Norte de Nueva Zelanda, y busca y quiere representar el triunfo de la vida sobre la muerte.

En 2005 los ” All Blacks” realizaron una ” Haka” diferente, conocida con el nombre de ” Kapa o Pango“, se trataba de una representación mucho más agresiva y hacía referencia explícitamente al equipo de rugby, ya que hablaba de guerreros que vestían el helecho negro y plata.

Sin embargo, este ritual previo a los partidos no está exento de polémica, ya que son varias las veces en que los equipos rivales han reaccionado con provocaciones o burlas ante su realización. Uno de los episodios más famosos tuvo lugar en 2007, cuando la selección francesa se colocó muy cerca de los jugadores neozelandeses mientras realizaban el baile ritual. Un movimiento que quería transmitir que los jugadores no se sentían intimidados por la “Haka“. Sebastien Chabal, deportista francés que destaca por su físico intimidante, fue uno de los jugadores que más explicitó su nula intimidación, ya que aguantó la mirada a los jugadores segundos después de que la “Haka” finalizase.

 

En 2007 los “All Blacks” ganaron el premio Princesa de Asturias de los Deportes por su trayectoria deportiva y sus valores de solidaridad y deportividad. En la ceremonia de entrega del premio algunos de sus jugadores realizaron una haka ritual que sorprendió ya que no vestían los colores habituales del equipo, además se encontraban en un contexto muy diferente al habitual. Una nueva muestra de que la cultura y el deporte son dos realidades indisociables.

Dejar un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Highlights