Síguenos

Highlights

Los tercios de Santos

©JFS-Photography.

Por Enrique Moscat

@enriquemoscat

La retina archivó un estadio minúsculo, “una roja” que vestía de amarillo y el arbitraje más arbitrario de la historia del deporte mundial. Como aquellos Ejércitos de Flandes del siglo XVI, el rugby español había partido hacia Bruselas en busca de gloria. Y, también como aquellos Tercios, regresó a España únicamente con el desamparo y la desdicha que echarse a la boca. La ilusión por jugar un mundial veinte años después, cuando parecía más cerca que nunca, se había esfumado. Todo parecía que había acabado cuando el infame Iordachescu pitó el final de aquel Bélgica-España y, sobre todo, cuando los rusos denunciaron la alineación indebida de Bélie y de Fuster, que supuso la descalificación hispana y el adiós definitivo a Japón 2019. Pero no, nada más lejos de la realidad.

Lo que parecía que iba a ser un tortuoso camino por la indiferencia, en una suerte de “judío errante”, acabó por convertirse en un año fetén para los nuestros, en el que se plantó cara a las potentes Samoa y Georgia y se ganó tanto a la histórica Rumanía como a las mundialistas Rusia, Namibia y Uruguay (esta en Montevideo y de paliza). Y eso que Santi Santos no pudo contar con muchos de sus mejores hombres (Pinto, Rouet o Malié, entre otros) y que no hay nada más difícil que levantar a un equipo psicológicamente hundido, algo que el técnico madrileño acabó logrando. Los números, que son junto con los ojos y los perros las únicas cosas que nunca mienten, hablan por sí solos: tras “lo” de Little Heysel, nueve victorias en once partidos, subcampeones del Campeonato de Rugby Europe 2019 y decimosextos en el Ranking mundial. De matrícula de Honor.

¿Y AHORA QUÉ?: EL REIC 2020

¿Pero que le espera al XV del León en este Rugby Europe International Championship? Pues para empezar, un inicio de aúpa. Con dos partidos (este sábado en Rusia y ante Georgia, el domingo 9, en Madrid) que, depende cuáles sean los resultados, marcarán indefectiblemente el devenir de España en este Seis Naciones B. Si el equipo de Santos logra ganar a rusos y georgianos, se situaría en una inmejorable situación para ganar por primera vez el torneo. Pero si no consigue ganar ninguno de los dos encuentros estaría en una peligrosa posición en la tabla, con lo que el objetivo pasaría a ser la permanencia. Los siguientes encuentros de la selección serán a domicilio, en Botosani ante Rumanía (22 de febrero) y el 7 de marzo en Bélgica (vuelta a Bruselas de nuevo pero en esta ocasión a otro escenario, el Stade Communal Fallon). España acabará su participación en el REIC 2020 ante Portugal. Precisamente, este derbi ibérico que cierra el torneo, tiene todas las papeletas para ser considerado “a cara de perro”, bien sea por la rivalidad histórica o porque los Leones o los Lobos -probablemente ambos- se estarán jugando algo.

LAS ARMAS DE SANTOS

Para enfrentarse a este reto que, además de la importancia que tiene en sí mismo, es la antesala de la clasificación para el Mundial de Francia 2023, el seleccionador español maneja un grupo de unos 60 hombres. Dicho grupo, y como es normal, con el transcurso de los partidos irá sufriendo variaciones, con algunas bajas y, sobre todo, con las nuevas e importantes incorporaciones, que ya apuntó en su día el seleccionador, procedentes de nuestros mejores caladeros (Top-14 y Pro-D2). Del listado que se muestra a continuación, podemos sacar una idea muy aproximada de quiénes irán siendo llamados a filas por el “General” Santos en busca de gloria. Como los soldados de fortuna de los Tercios de Flandes en el siglo XVI. Eso sí, esperemos que tengan mejor suerte que aquellos…

1 comentario

1 comentario

  1. Avatar

    Kroskovo

    3 febrero, 2020 en 12:38 am

    Jolín…espero que este comentarista entienda algo mas de rugby que de historia militar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Highlights